Segundo libro de Moisés llamado Éxodo

Capítulo 4

Jehová da señales a Moisés — Aarón es escogido como portavoz — Israel es el primogénito de Jehová y debe ser librado para servirle — El hijo de Moisés es circuncidado — Moisés y Aarón dirigen a Israel en adoración.

 Entonces Moisés respondió y dijo: He aquí que ellos no me creerán, ni aoirán mi voz, porque dirán: No se te ha aparecido Jehová.

 Y Jehová dijo: ¿Qué es eso que tienes en tu mano? Y él respondió: Una vara.

 Y él le dijo: Échala en tierra. Y él la echó en tierra, y se convirtió en una serpiente; y Moisés huía de ella.

 Entonces dijo Jehová a Moisés: Extiende tu mano y tómala por la cola. Y él extendió su mano y la tomó, y volvió a ser vara en su mano.

 Por esto creerán que se te ha aparecido Jehová, el Dios de tus padres, el Dios de Abraham, el Dios de Isaac y el Dios de Jacob.

 Y además le dijo Jehová: Mete ahora tu mano en tu seno. Y él metió la mano en su seno; y cuando la sacó, he aquí que su mano estaba aleprosa como la nieve.

 Y dijo: Vuelve a meter tu mano en tu seno. Y él volvió a meter su mano en su seno, y volviéndola a sacar del seno, he aquí que se había vuelto como la otra carne.

 Si aconteciere que no te creyeren ni obedecieren la voz de la primera aseñal, creerán la voz de la postrera.

 Y si aún no creyeren a estas dos señales, ni oyeren tu voz, tomarás de las aguas del arío y las derramarás en tierra; y aquellas aguas que saques del río se volverán bsangre sobre la tierra.

 10 Entonces dijo Moisés a Jehová: ¡Ay, Señor! Yo no soy hombre de fácil palabra, ni en el pasado, ni desde que tú hablas a tu siervo, porque soy atardo en el habla y torpe de lengua.

 11 Y Jehová le respondió: ¿Quién dio la boca al hombre? ¿O quién ahizo al mudo y al sordo, al que ve y al ciego? ¿No soy yo, Jehová?

 12 Ahora pues, ve, que yo estaré en tu aboca, y te benseñaré lo que has de cdecir.

 13 Y él dijo: ¡Ay, Señor! Envía por mano del que tú quieras enviar.

 14 Entonces Jehová se enojó contra Moisés y le dijo: ¿No conozco yo a tu hermano Aarón, el levita? Yo sé que él habla bien. Y he aquí que él saldrá a recibirte, y al verte, se alegrará en su corazón.

 15 Tú hablarás a él y pondrás en su boca las palabras, y yo estaré en tu aboca y en la suya, y os enseñaré lo que habéis de hacer.

 16 Y él ahablará por ti al pueblo; y él te será a ti en lugar de boca, y tú serás para él ben lugar de cDios.

 17 Y tomarás en tu mano esta vara, con la cual harás las señales.

 18 Así se fue Moisés, y volviendo a su suegro Jetro, le dijo: Iré ahora, y volveré a mis hermanos que están en Egipto, para ver si aún viven. Y Jetro dijo a Moisés: Ve en paz.

 19 Dijo también Jehová a Moisés en Madián: Ve, y vuelve a Egipto, porque han muerto todos los que procuraban tu muerte.

 20 Entonces Moisés tomó a su esposa y a sus hijos, y los puso sobre un asno y volvió a la tierra de Egipto; tomó también Moisés la vara de Dios en su mano.

 21 Y dijo Jehová a Moisés: Cuando hayas vuelto a Egipto, mira que hagas delante de Faraón todas alas maravillas que he puesto en tu bmano; pero cyo endureceré su corazón, de modo que no dejará ir al pueblo.

 22 Y dirás a Faraón: Jehová ha dicho así: Israel es mi hijo, mi aprimogénito.

 23 Ya te he dicho que dejes ir a mi hijo para que me sirva, pero no has querido dejarlo ir; he aquí, yo voy a matar a tu ahijo, tu primogénito.

 24 aY aconteció en el camino, en una posada, que le salió al encuentro Jehová y quiso bmatarlo.

 25 Entonces Séfora tomó un pedernal aafilado, y cortó el prepucio de su hijo y lo echó a los pies de Moisés, diciendo: A la verdad tú me eres un besposo de sangre.

 26 Así le dejó ir. Y ella dijo: Esposo de sangre, a causa de la acircuncisión.

 27 Y Jehová dijo a Aarón: Ve a recibir a Moisés al desierto. Y él fue, y lo encontró en el monte de Dios y le besó.

 28 Entonces contó Moisés a Aarón todas las palabras de Jehová con las que le enviaba y todas las señales que le había dado.

 29 Y fueron Moisés y Aarón y reunieron a todos los aancianos de los hijos de Israel.

 30 Y habló Aarón todas las palabras que Jehová había dicho a Moisés, e hizo las señales delante de los ojos del pueblo.

 31 Y el pueblo acreyó; y al oír que Jehová había bvisitado a los hijos de Israel y que había visto su aflicción, se inclinaron y adoraron.