Capítulo 15

Jerusalén, como la madera inútil de la vid, será quemada.

  Y vino a mí la palabra de Jehová, diciendo:

 Hijo de hombre, ¿en qué es mejor la madera de la vid que la madera de cualquier otra rama que hay entre los árboles del bosque?

 ¿Tomarán de ella madera para hacer alguna obra? ¿Tomarán de ella una estaca para colgar en ella algún utensilio?

 He aquí, que es echada al fuego para ser consumida. El fuego consume sus dos extremos y la parte de en medio se quema. ¿Servirá para obra alguna?

 He aquí que cuando estaba entera no servía para obra alguna, ¡cuánto menos después que el fuego la haya consumido y haya sido quemada! ¿Servirá más para obra alguna?

 Por tanto, así ha dicho Jehová el Señor: Como a la madera de la vid entre los árboles del bosque, la cual eché al fuego para que sirviera de combustible, así haré a los moradores de aJerusalén.

 Y pondré mi rostro contra ellos; del fuego salen, y otro fuego los consumirá. Y sabréis que yo soy Jehová, cuando ponga mi rostro contra ellos.

 Y convertiré la tierra en desolación, por cuanto cometieron infidelidad, dice Jehová el Señor.