Libro del profeta Ezequiel

Ezequiel 

Capítulo 1

Ezequiel ve en visión cuatro seres vivientes, cuatro ruedas y la gloria de Jehová sobre Su trono.

Capítulo 2

Se llama a Ezequiel a llevar la palabra de Jehová a Israel — Ve un libro en el que están escritos gemidos y lamentaciones.

Capítulo 3

Ezequiel es nombrado atalaya de la casa de Israel — La sangre de Israel se requiere de Su mano a menos que él levante la voz de amonestación.

Capítulo 4

Ezequiel ilustra simbólicamente el asedio y el hambre que sobrevendrán a Jerusalén.

Capítulo 5

El juicio de Jerusalén comprenderá el hambre, la pestilencia, la guerra y la dispersión de sus habitantes.

Capítulo 6

El pueblo de Israel será destruido por su idolatría — Solo un remanente se salvará y será esparcido.

Capítulo 7

Desolación, guerra, pestilencia y destrucción arrasarán la tierra de Israel — Se presagia la desolación del pueblo.

Capítulo 8

Ezequiel ve en visión la iniquidad y las abominaciones del pueblo de Judá en Jerusalén — Ve la idolatría que practicaban en el templo mismo.

Capítulo 9

Ezequiel ve la señal que se pone a los justos y la matanza de todos los demás, comenzando desde el santuario de Jehová.

Capítulo 10

Ezequiel vuelve a ver, en visión, las ruedas, los querubines, el trono y la gloria de Jehová.

Capítulo 11

Ezequiel ve en visión la destrucción de Jerusalén y el cautiverio de los judíos — Él profetiza el recogimiento de Israel en los últimos días.

Capítulo 12

Ezequiel se pone a sí mismo como símbolo de la dispersión del pueblo de Judá desde Jerusalén — Entonces profetiza la dispersión de ellos entre todas las naciones.

Capítulo 13

Ezequiel reprende a los falsos profetas, tanto hombres como mujeres, que hablan mentiras y a quienes Jehová no ha hablado.

Capítulo 14

Jehová no responderá a los que adoran dioses falsos y hacen iniquidad — Ezequiel predica el arrepentimiento — El pueblo no se salvaría aunque lo ministraran Noé, Daniel y Job.

Capítulo 15

Jerusalén, como la madera inútil de la vid, será quemada.

Capítulo 16

Jerusalén se ha convertido en una ramera, deleitándose en sus ídolos y adorando dioses falsos — Ha participado de todos los pecados de Egipto y de los de las naciones colindantes y es desechada — No obstante, en los últimos días, Jehová volverá a establecer Su convenio con ella.

Capítulo 17

Ezequiel muestra en una parábola que Israel, estando bajo el yugo de Babilonia, erróneamente solicita ayuda a Egipto — Aun así, en los últimos días Jehová hará crecer un magnífico árbol de los cedros del Líbano.

Capítulo 18

Los hombres serán castigados por sus propios pecados — Los pecadores morirán y los justos ciertamente vivirán — El hombre justo que peque será condenado y el pecador que se arrepienta será salvo.

Capítulo 19

Ezequiel se lamenta porque Israel ha sido llevado cautivo por otras naciones y ha llegado a ser como la vid plantada en tierra seca y árida.

Capítulo 20

Desde la época en que fue liberado de Egipto hasta los días de Ezequiel, el pueblo de Israel se ha rebelado y no ha guardado los mandamientos — En los últimos días, Jehová recogerá a Israel y restaurará el convenio del Evangelio.

Capítulo 21

En Jerusalén, tanto el justo como el malvado serán talados — Babilonia sacará una espada afilada y brillante en contra de Israel y aquella prevalecerá.

Capítulo 22

Ezequiel enumera los pecados del pueblo de Judá en Jerusalén — Los del pueblo serán esparcidos y destruidos por causa de sus iniquidades.

Capítulo 23

Dos hermanas, Samaria y Jerusalén, se prostituyeron al adorar ídolos — Ambas son destruidas por causa de su lujuria.

Capítulo 24

Se predice el juicio irrevocable sobre Jerusalén — Como señal a los judíos, Ezequiel no llora por la muerte de su esposa.

Capítulo 25

La venganza de Jehová caerá tanto sobre los amonitas como sobre los moabitas, los edomitas y los filisteos.

Capítulo 26

Tiro será destruida por haberse regocijado en los dolores y en la caída de Jerusalén.

Capítulo 27

Ezequiel lamenta la caída de Tiro y la pérdida de las riquezas y del comercio de este.

Capítulo 28

Tiro y Sidón caerán y serán destruidas — Jehová congregará al pueblo de Israel en su propia tierra — Entonces habitarán seguros.

Capítulo 29

Egipto será derrocado por Babilonia — Cuando Egipto se levante de nuevo, será el menor de los reinos.

Capítulo 30

Egipto y sus aliados serán asolados por Babilonia.

Capítulo 31

Se comparan la gloria y la caída de Faraón con las de los asirios.

Capítulo 32

Ezequiel se lamenta por la espantosa caída de Faraón y de Egipto.

Capítulo 33

Los atalayas que alcen la voz de amonestación salvarán sus propias almas — Los pecadores que se arrepientan serán salvos — Los justos que pequen serán condenados — El pueblo de Judá en Jerusalén es destruido por causa de sus pecados.

Capítulo 34

Jehová reprende a los pastores que no apacientan al rebaño — En los últimos días, Jehová recogerá a las ovejas perdidas de Israel — El Mesías será su Pastor — Jehová hará un convenio de paz con ellos.

Capítulo 35

Descenderá juicio sobre el monte Seir y sobre todo Edom por su odio hacia Israel.

Capítulo 36

En los últimos días, toda la casa de Israel será congregada en sus propias tierras — Jehová les dará un corazón nuevo y un espíritu nuevo — Tendrán la ley de Su evangelio.

Capítulo 37

Se muestra a Ezequiel un valle con huesos secos — Israel heredará la tierra en la Resurrección — El palo de Judá (la Biblia) y el palo de José (el Libro de Mormón) serán uno en la mano de Jehová — Los hijos de Israel serán recogidos y purificados — David (el Mesías) reinará sobre ellos — Recibirán el convenio sempiterno del Evangelio.

Capítulo 38

La batalla de Gog, de la tierra de Magog contra Israel precederá a la Segunda Venida — Jehová vendrá en medio de guerra y de pestilencia, y todos los hombres temblarán ante Su presencia.

Capítulo 39

Gog y la tierra de Magog serán destruidos — Los habitantes de las ciudades de Israel quemarán sus armas de guerra durante siete años — Enterrarán a sus muertos durante siete meses — Entonces se celebrará la cena del gran Dios y el continuo recogimiento de Israel.

Capítulo 40

Un mensajero celestial muestra a Ezequiel en visión la ciudad en donde está el templo — Se le muestran la forma y el tamaño del templo y sus atrios.

Capítulo 41

Ezequiel ve el interior del templo y el Lugar Santísimo, y se le muestran su forma y tamaño.

Capítulo 42

Ezequiel ve en el templo las cámaras de los sacerdotes.

Capítulo 43

La gloria de Dios llena el templo — Su trono está allí y Él promete habitar en medio de Israel para siempre — Ezequiel ve el altar y expone los estatutos que allí se cumplen.

Capítulo 44

La gloria de Jehová llena la casa de Jehová — Ningún extranjero puede tener acceso al santuario — Se explica el servicio que prestan los sacerdotes en el templo.

Capítulo 45

Se repartirán terrenos para el santuario y para las casas de los sacerdotes — El pueblo ha de ofrecer sus sacrificios y ofrendas y guardar sus fiestas.

Capítulo 46

Se explican las ordenanzas de adoración y de sacrificio.

Capítulo 47

Brotan aguas de la casa de Jehová, las cuales sanan el mar Muerto — Jehová muestra los límites de la tierra.

Capítulo 48

Se mencionan las porciones de tierra que corresponderán a cada tribu — Las puertas de la ciudad llevan los nombres de las tribus — El nombre de la ciudad será: Jehová-sama (Jehová está allí).