Capítulo 2

Se enumera a los descendientes de los que fueron llevados al cautiverio y que regresaron a Jerusalén y a Judá — Se niega el sacerdocio a los hijos de los sacerdotes cuya genealogía se había perdido — Los fieles contribuyen a la construcción del templo.

 Y éstos son los hijos de la provincia que subieron del cautiverio, de aquellos que Nabucodonosor, rey de aBabilonia, había llevado a Babilonia, y que volvieron a Jerusalén y a Judá, cada uno a su ciudad.

 Los que vinieron con Zorobabel fueron: Jesúa, Nehemías, Seraías, Reelaías, Mardoqueo, Bilsán, Mispar, Bigvai, Rehum y Baana. El número de los hombres del pueblo de Israel:

 Los hijos de Paros, dos mil ciento setenta y dos.

 Los hijos de Sefatías, trescientos setenta y dos.

 Los hijos de Ara, setecientos setenta y cinco.

 Los hijos de Pahat-moab, de los hijos de Josué y de Joab, dos mil ochocientos doce.

 Los hijos de Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

 Los hijos de Zatu, novecientos cuarenta y cinco.

 Los hijos de Zacai, setecientos sesenta.

 10 Los hijos de Bani, seiscientos cuarenta y dos.

 11 Los hijos de Bebai, seiscientos veintitrés.

 12 Los hijos de Azgad, mil doscientos veintidós.

 13 Los hijos de Adonicam, seiscientos sesenta y seis.

 14 Los hijos de Bigvai, dos mil cincuenta y seis.

 15 Los hijos de Adín, cuatrocientos cincuenta y cuatro.

 16 Los hijos de Ater, de Ezequías, noventa y ocho.

 17 Los hijos de Bezai, trescientos veintitrés.

 18 Los hijos de Jora, ciento doce.

 19 Los hijos de Hasum, doscientos veintitrés.

 20 Los hijos de Gibar, noventa y cinco.

 21 Los hijos de Belén, ciento veintitrés.

 22 Los hombres de Netofa, cincuenta y seis.

 23 Los hombres de Anatot, ciento veintiocho.

 24 Los hijos de Azmavet, cuarenta y dos.

 25 Los hijos de Quiriat-jearim, Cafira y Beerot, setecientos cuarenta y tres.

 26 Los hijos de Ramá y de Geba, seiscientos veintiuno.

 27 Los hombres de Micmas, ciento veintidós.

 28 Los hombres de Bet-el y de Hai, doscientos veintitrés.

 29 Los hijos de Nebo, cincuenta y dos.

 30 Los hijos de Magbis, ciento cincuenta y seis.

 31 Los hijos del otro Elam, mil doscientos cincuenta y cuatro.

 32 Los hijos de Harim, trescientos veinte.

 33 Los hijos de Lod, de Hadid y de Ono, setecientos veinticinco.

 34 Los hijos de Jericó, trescientos cuarenta y cinco.

 35 Los hijos de Senaa, tres mil seiscientos treinta.

 36 Los sacerdotes: los hijos de Jedaías, de la casa de Jesúa, novecientos setenta y tres.

 37 Los hijos de Imer, mil cincuenta y dos.

 38 Los hijos de Pasur, mil doscientos cuarenta y siete.

 39 Los hijos de Harim, mil diecisiete.

 40 Los levitas: los hijos de Jesúa y de Cadmiel, de los hijos de Hodavías, setenta y cuatro.

 41 Los cantores: los hijos de Asaf, ciento veintiocho.

 42 Los hijos de los porteros: los hijos de Salum, los hijos de Ater, los hijos de Talmón, los hijos de Acub, los hijos de Hatita, los hijos de Sobai; en total, ciento treinta y nueve.

 43 Los asirvientes del templo: los hijos de Ziha, los hijos de Hasufa, los hijos de Tabaot,

 44 los hijos de Queros, los hijos de Siaha, los hijos de Padón,

 45 los hijos de Lebana, los hijos de Hagaba, los hijos de Acub,

 46 los hijos de Hagab, los hijos de Salmai, los hijos de Hanán,

 47 los hijos de Gidel, los hijos de Gahar, los hijos de Reaía,

 48 los hijos de Rezín, los hijos de Necoda, los hijos de Gazam,

 49 los hijos de Uza, los hijos de Paseah, los hijos de Besai,

 50 los hijos de Asena, los hijos de Meunim, los hijos de Nefusim,

 51 los hijos de Bacbuc, los hijos de Hacufa, los hijos de Harhur,

 52 los hijos de Bazlut, los hijos de Mehída, los hijos de Harsa,

 53 los hijos de Barcos, los hijos de Sísara, los hijos de Tema,

 54 los hijos de Nezía, los hijos de Hatifa.

 55 Los hijos de los siervos de Salomón: los hijos de Sotai, los hijos de Soferet, los hijos de Peruda,

 56 los hijos de Jaala, los hijos de Darcón, los hijos de Gidel,

 57 los hijos de Sefatías, los hijos de Hatil, los hijos de Poqueret-hazebaim, los hijos de Ami.

 58 Todos los sirvientes del templo y los hijos de los siervos de Salomón, trescientos noventa y dos.

 59 Y éstos fueron los que subieron de Tel-mela, Tel-harsa, Querub, Addán e Imer, que no pudieron ademostrar si la casa de sus padres y su linaje eran de Israel:

 60 los hijos de Delaía, los hijos de Tobías, los hijos de Necoda, seiscientos cincuenta y dos.

 61 Y de los ahijos de los sacerdotes: los hijos de Habaía, los hijos de Cos, los hijos de Barzilai, el cual tomó por esposa a una de las hijas de Barzilai, el galaadita, y fue llamado por el nombre de ellas.

 62 Éstos buscaron su registro de agenealogías, y no fue hallado; y, considerados impuros, fueron excluidos del sacerdocio.

 63 Y el gobernador les dijo que no comiesen de las cosas amás santas, hasta que hubiese sacerdote con bUrim y Tumim.

 64 Toda la congregación, unida como un solo hombre, era de cuarenta y dos mil trescientos sesenta,

 65 sin contar sus siervos y sus siervas, los cuales eran siete mil trescientos treinta y siete; y tenían doscientos cantores y cantoras.

 66 Sus caballos eran setecientos treinta y seis; sus mulos, doscientos cuarenta y cinco;

 67 sus camellos, cuatrocientos treinta y cinco; sus asnos, seis mil setecientos veinte.

 68 Y algunos de los jefes de las casas paternas, cuando vinieron a la acasa de Jehová que estaba en Jerusalén, ofrecieron voluntariamente para la casa de Dios, para reedificarla en su sitio.

 69 Según sus posibilidades, dieron al tesorero de la obra sesenta y un mil dracmas de oro, y cinco mil libras de plata y cien túnicas sacerdotales.

 70 Y habitaron los sacerdotes, y los levitas, y algunos del pueblo, y los cantores, y los porteros y los sirvientes del templo en sus ciudades; y todo Israel en sus ciudades.