Capítulo 14

En los últimos días, Efraín se arrepentirá y volverá a Jehová.

  ¡Vuélvete, oh Israel, a Jehová tu Dios, porque por tu iniquidad has caído!

 Tomad con vosotros palabras, y volveos a Jehová y decidle: Quita toda iniquidad y acéptanos bien, y aofreceremos el fruto de nuestros labios.

 No nos alibrará Asiria; no montaremos a bcaballo ni nunca más diremos a la obra de nuestras manos: Dioses nuestros, porque en ti el huérfano alcanzará misericordia.

 Yo los sanaré de su rebelión; los aamaré por mi propia voluntad, porque mi furor se apartó de ellos.

 Yo seré a Israel como el arocío; él florecerá como lirio y extenderá sus raíces como el Líbano.

 Se extenderán sus ramas, y será su gloria como la del aolivo y su fragancia como la del Líbano.

 Volverán los que moran bajo su sombra; serán vivificados como trigo y florecerán como la vid; su fama será como la del vino del Líbano.

 Efraín: ¿Qué tengo yo que ver ya con los ídolos? Yo respondo y lo cuido; yo seré a él como el ciprés verde; en mí será hallado tu fruto.

 ¿Quién es asabio para que entienda esto, y prudente para que lo sepa? Porque los bcaminos de Jehová son rectos, y los justos candarán por ellos; mas los rebeldes caerán en ellos.