Capítulo 8

Tanto Israel como Judá han abandonado a Jehová — Jehová ha escrito las grandezas de Su ley a Efraín.

 Pon a tu boca la atrompeta. Vendrá como báguila contra la casa de Jehová, porque traspasaron mi cconvenio y se rebelaron contra mi ley.

 A mí clamará Israel: ¡aDios mío, te bconocemos!

 Israel desechó el bien; el enemigo lo perseguirá.

 Ellos establecieron reyes, pero no de parte mía; constituyeron príncipes, pero yo no los reconocí; de su plata y de su oro hicieron ídolos para sí, para ser ellos mismos destruidos.

 Tu abecerro, oh Samaria, te hizo alejarte; se encendió mi enojo contra ellos. ¿Hasta cuándo serán incapaces de lograr la purificación?

 Porque de Israel es este becerro; y un artífice lo hizo, y no es Dios, por lo que será deshecho en pedazos el becerro de Samaria.

 Porque sembraron viento, torbellino asegarán; no tendrán mies, ni la espiga dará harina; y si la diere, extraños la comerán.

 Será adevorado Israel; pronto será entre las naciones como vasija que no contiene nada que deleite.

 Porque ellos subieron a aAsiria como asno montés solitario; Efraín balquiló amantes.

 10 Aunque se alquilen entre las naciones, ahora los juntaré; y comenzarán a disminuir por la carga del rey y de los príncipes.

 11 Porque multiplicó Efraín aaltares para pecar, ahora le son altares para pecar.

 12 Le aescribí las grandezas de mi bley, pero fueron tenidas como cosa extraña.

 13 En los sacrificios de mis ofrendas sacrificaron carne y comieron; no los aaceptó Jehová. Ahora bse acordará de su iniquidad y castigará sus pecados; ellos volverán a cEgipto.

 14 Olvidó, pues, Israel a su Hacedor y edificó atemplos, y Judá multiplicó ciudades fortificadas; mas yo mandaré bfuego a sus ciudades, el cual devorará sus palacios.