Introducción

La Biblia es una colección de escritos antiguos que contienen registros de los tratos y las instrucciones de Dios para con Sus hijos. La palabra Biblia es de origen griego y significa “los libros”. Aunque a menudo pensamos en la Santa Biblia como un solo libro, en realidad es una biblioteca divina encuadernada en un solo volumen.

La Biblia se erige como testigo del amor eterno de Dios por Sus hijos y como testimonio de que Jesucristo es el Salvador del mundo; de hecho, Él es el único medio por el que se logra la vida eterna y la salvación.

La Biblia se compone de 66 libros y se divide en dos partes: el Antiguo Testamento (39 libros) y el Nuevo Testamento (27 libros). Sus autores provienen de una variedad de orígenes, pero todos deseaban compartir el plan de Dios para la redención de Sus hijos. Ese plan se centra en Jesucristo, el Mesías, de quien tanto los escritores del Antiguo como del Nuevo Testamento testificaron.

El Antiguo Testamento fue escrito casi en su totalidad en hebreo y se compone de los libros que fueron aceptados como Escritura por los judíos en la Tierra Santa en la época del ministerio terrenal de Cristo. Esos escritos inspirados incluyen una historia del pueblo escogido de Dios, desde Adán hasta aproximadamente 400 años antes del nacimiento del Mesías en Belén. El Nuevo Testamento fue escrito en su mayoría en griego y se compone de escritos que establecen un registro de la vida de Jesucristo y Sus enseñanzas. También contiene instrucciones de los profetas y apóstoles a los miembros de la Iglesia después de la resurrección del Salvador.

La Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Últimos Días afirma: “Creemos que la Biblia es la palabra de Dios hasta donde esté traducida correctamente” (AdeF 1:8). En esta edición especial se encuentran ayudas para el estudio inspiradas, como notas al pie de página, encabezamientos de capítulos, pasajes correlacionados con la Guía para el Estudio de las Escrituras, selecciones de la Traducción de José Smith de la Biblia en inglés, así como mapas y fotografías de lugares de las Escrituras.

Estas ayudas para el estudio de las Escrituras le serán útiles para obtener una mayor comprensión de la plenitud del evangelio sempiterno de Jesucristo. Las notas al pie de página le indican las referencias a pasajes de las Escrituras en la Biblia, el Libro de Mormón, Doctrina y Convenios y la Perla de Gran Precio, que constituyen los libros canónicos de la Iglesia. La Biblia y las Escrituras de los últimos días “crecerán juntamente” (2 Ne. 3:12) y “serán uno solo en tu mano” (Ezeq. 37:17) para declarar al unísono la realidad viviente de Dios, el Padre Eterno y de Su Hijo Jesucristo.