Capítulo 30

Israel es esparcido por haber rechazado a los videntes y a los profetas — El pueblo de Israel será recogido y bendecido temporal y espiritualmente — Jehová vendrá en un día de apostasía para juzgar y destruir a los inicuos.

 ¡Ay de los hijos arebeldes, dice Jehová, que toman bconsejo, pero no de mí; que se entrelazan con cubierta, pero no de mi espíritu, añadiendo pecado sobre pecado!

 Parten para descender a Egipto, pero no han preguntado de mi boca, para fortalecerse con la afuerza de Faraón y buscar refugio ba la sombra de Egipto.

 Pero la fuerza de Faraón será vuestra vergüenza; y el refugio a la sombra de Egipto, vuestro oprobio.

 Porque aunque sus príncipes estaban en Zoán, y sus embajadores llegaron a Hanes,

 se avergonzarán todos de un pueblo que no les sirve de nada, ni los socorre ni les trae provecho; antes les será para vergüenza y aun para oprobio.

 aProfecía sobre las bestias del bsur: Por tierra de tribulación y de angustia, de donde salen la leona y el león, la víbora y la serpiente ardiente que vuela, llevan sobre lomos de asnos sus riquezas, y sus tesoros sobre jorobas de camellos, a un pueblo que no les será de provecho.

 Y aEgipto en vano e inútilmente dará ayuda; por tanto, yo lo he llamado Rahab, la inmóvil.

 Ve ahora, y aescríbelo en una tabla delante de ellos, y regístralo en un libro para que quede hasta el día postrero, eternamente y para siempre.

 Porque aeste pueblo es brebelde, hijos mentirosos, hijos que no quieren oír la ley de Jehová;

 10 que dicen a los avidentes: No veáis visiones; y a los profetas: No nos profeticéis lo que es recto; decidnos cosas bhalagüeñas, profetizad cengaños;

 11 dejad el camino, apartaos de la senda, quitad de nuestra presencia al Santo de Israel.

 12 Por tanto, el Santo de Israel dice así: Porque habéis desechado esta palabra, y habéis confiado en la opresión y en la iniquidad, y en ellas os habéis apoyado,

 13 por tanto, os será este pecado como muro agrietado que va a caer, y como un alto muro, cuya caída viene súbita y repentinamente.

 14 Y lo quebrará como se quiebra un vaso de alfarero, que sin misericordia lo hacen pedazos; tanto, que entre los pedazos no se halla tiesto para sacar fuego del hogar o para sacar agua del pozo.

 15 Porque así dijo Jehová el Señor, el Santo de Israel: En arrepentimiento y en reposo seréis salvos; en la aquietud y en la confianza estará vuestra fortaleza. Pero no quisisteis,

 16 sino que dijisteis: No, antes huiremos en acaballos; por tanto, vosotros huiréis. Y sobre corceles veloces cabalgaremos; por tanto, serán veloces vuestros perseguidores.

 17 Un millar huirá ante la amenaza de uno solo; ante la amenaza de cinco huiréis vosotros todos, hasta que quedéis como mástil en la cumbre de un monte y como abandera sobre una colina.

 18 Por tanto, Jehová aesperará para tener piedad de vosotros, y por tanto, será exaltado y tendrá de vosotros misericordia, porque Jehová es Dios de bjusticia; bienaventurados todos los que esperan en él.

 19 Ciertamente el pueblo morará en aSión, en Jerusalén; nunca más llorarás; ciertamente se apiadará de ti a la voz de tu clamor; al oírla, te responderá.

 20 Aunque os dará el Señor pan de acongoja y agua de angustia, con todo, tus bmaestros nunca más te serán quitados, sino que tus ojos verán a tus maestros.

 21 Entonces tus oídos oirán a tus espaldas palabra, diciendo: Éste es el camino, aandad por él, ya sea que vayáis a la derecha o a la izquierda.

 22 Entonces profanarás la cubierta de plata de tus esculturas y la vestidura de oro de tus imágenes de fundición; las apartarás como a trapo asqueroso. Les dirás: ¡Salid de aquí!

 23 Entonces dará el Señor lluvia a tu sembrado cuando siembres la tierra y dará pan del fruto de la tierra; y será abundante y sustancioso; tus ganados en aquel tiempo serán apacentados en amplias praderas.

 24 Tus bueyes y tus asnos que labran la tierra comerán grano limpio, el cual será aventado con pala y acriba.

 25 Y sobre todo monte alto, y sobre todo collado elevado, habrá ríos y corrientes de aguas ael día de la gran matanza cuando caigan las torres.

 26 Y la luz de la luna será como la luz del sol, y la luz del sol será siete veces mayor, como la luz de siete días, el día en que ponga una venda Jehová en la fractura de su pueblo y acure la llaga que él ha causado.

 27 He aquí que el anombre de Jehová viene de lejos, con ardiente benojo y en densa humareda, sus labios llenos de ira y su lengua como fuego que consume.

 28 Y su aliento, cual torrente que inunda, llegará hasta el cuello para zarandear alas naciones con bcriba de destrucción; y el freno estará en las quijadas de los pueblos, haciéndolos errar.

 29 aVosotros tendréis cántico como en la noche en que se celebra una fiesta solemne; y alegría de corazón, como la del que va con flauta para venir al bmonte de Jehová, a la Roca de Israel.

 30 Y Jehová hará oír la majestad de su voz y hará ver el descenso de su abrazo, con la indignación de su ira y llama de fuego consumidor, con tormenta, con tempestad y piedras de granizo.

 31 Porque aAsiria, que bhirió con vara, con la voz de Jehová será quebrantada.

 32 Y sucederá que cada golpe de la vara justiciera que Jehová descargue sobre ella será con panderos y arpas; y en batallas tumultuosas peleará contra ellos.

 33 Porque aTofet ya de tiempo está dispuesto y preparado para el rey, profundo y ancho, cuya pira es fuego y mucha leña; el soplo de Jehová, como torrente de azufre, la enciende.