Capítulo 41

Jehová dice a Israel: Vosotros sois Mis siervos; yo os sustentaré — Los ídolos nada son — Se llevarán buenas nuevas a Jerusalén.

 Guardad silencio ante mí, oh islas, y renueven fuerzas los pueblos; acérquense y entonces hablen; vengamos ajuntos a juicio.

 ¿Quién despertó al justo del aoriente, lo llamó para que le siguiese, entregó delante de él naciones y le hizo bgobernar sobre reyes? Los entregó a su espada como polvo, y a su arco como hojarasca arrebatada.

 Los persiguió; pasó en paz por un camino por donde sus pies nunca habían pisado.

 ¿Quién hizo y realizó esto, llamando a las generaciones desde el principio? Yo Jehová, el aprimero, y con los postreros; yo soy aquél.

 Las islas vieron y tuvieron temor; los confines de la tierra temblaron, se acercaron y vinieron.

 Cada cual aayuda a su prójimo y dice a su hermano: ¡Sé fuerte!

 El artífice anima al orfebre, y el que aplana con martillo dice al que bate en el yunque, acerca de la soldadura: ¡Está bien! Y lo afirma con clavos para que no se mueva.

 Pero tú, oh Israel, siervo mío eres; tú, Jacob, a quien yo aescogí, descendencia de Abraham, mi bamigo.

 Porque te tomé de los confines de la tierra, y de tierras lejanas te llamé y te dije: Mi siervo eres tú; te escogí y no te deseché.

 10 aNo temas, porque yo estoy contigo; no desmayes, porque yo soy tu Dios que te fortalezco; siempre te ayudaré; siempre te sustentaré con la diestra de mi justicia.

 11 He aquí que todos los que se enojan contra ti serán avergonzados y humillados; los que contienden contigo serán como nada y aperecerán.

 12 Los buscarás y no los hallarás, los que tienen contienda contigo; aquellos que te hacen la guerra serán como nada y como cosa que no es.

 13 Porque yo, Jehová, soy tu Dios, quien te sostiene de la mano derecha y te dice: No temas, yo te ayudaré.

 14 No temas, agusano de Jacob, oh vosotros hombres de Israel; yo te socorreré, dice bJehová, tu cRedentor, el Santo de Israel.

 15 He aquí que yo te he puesto por trillo, trillo nuevo, cortante, lleno de dientes; trillarás amontes y los molerás, y convertirás los collados en tamo.

 16 Los aaventarás, y se los llevará el viento, y los esparcirá el torbellino. Pero tú te regocijarás en Jehová; te gloriarás en el Santo de Israel.

 17 Los afligidos y menesterosos buscan agua, pero no hay; se secó de sed su lengua; yo, Jehová, les responderé; yo, el Dios de Israel, no los adesampararé.

 18 En las cumbres abriré aríos, y fuentes en medio de los valles; convertiré el desierto en estanques de agua, y la tierra seca en manantiales de agua.

 19 Pondré en el desierto cedros, acacias, mirtos y olivos; pondré en el yermo cipreses, aolmos y álamos juntamente,

 20 para que vean, y sepan, y consideren y entiendan todos que la mano de Jehová hace esto, y que el Santo de Israel lo ha creado.

 21 Presentad vuestra causa, dice Jehová; exponed vuestros fuertes arazonamientos, dice el Rey de Jacob.

 22 Tráiganlos y declárennos lo que ha de suceder; dígannos lo que ha sucedido desde el principio, y lo consideraremos en nuestro corazón, para que sepamos también su final; y hacednos entender lo que ha de venir.

 23 Declaradnos lo que ha de venir después, para que sepamos que vosotros sois dioses; haced algo, sea bueno o malo, para que lo temamos y lo veamos juntamente.

 24 He aquí que vosotros no sois nada, y vuestras obras son vanidad; aabominación es el que os escoge.

 25 Del norte desperté a uno, y vendrá; del nacimiento del sol invocará mi nombre; y pisoteará príncipes como a lodo, como pisotea al barro el alfarero.

 26 ¿Quién lo adeclaró desde el principio, para que lo supiéramos; o de tiempo atrás, para que dijéramos: Es justo? Ciertamente no hay quien lo declare; sí, no hay quien lo anuncie; ciertamente no hay quien oiga vuestras palabras.

 27 He aquí, yo soy el primero que he declarado estas cosas a Sión, y a Jerusalén daré un portador de buenas nuevas.

 28 Miro, y no hay nadie; y entre ellos ningún consejero hay; les pregunto, y no responden palabra.

 29 He aquí, todos son avanidad, y las obras de ellos nada son. ¡Viento y vanidad son sus bimágenes fundidas!