Capítulo 47

Babilonia y Caldea serán destruidas por sus iniquidades — Nadie las salvará.

 Desciende y siéntate en el polvo, virgen hija de aBabilonia; siéntate en la tierra bsin trono, chija de los caldeos, porque nunca más te llamarán tierna y delicada.

 aToma las piedras del molino y muele harina; bquítate el velo, levántate la falda, descubre las piernas, cpasa los ríos.

 Expuesta será tu desnudez, y tu vergüenza será vista; tomaré venganza y ano perdonaré a ningún hombre.

 Nuestro Redentor, Jehová de los ejércitos es su nombre, el Santo de Israel.

 Siéntate en silencio y aentra en las tinieblas, hija de los caldeos, porque nunca más te llamarán señora de reinos.

 Me enojé contra mi pueblo, profané mi heredad y los aentregué en tus manos; no les tuviste misericordia; sobre el anciano agravaste mucho tu yugo.

 Y dijiste: Para siempre seré aseñora; y no pusiste esto en tu corazón ni te acordaste de tu final.

 Oye, pues, ahora esto, voluptuosa, tú que estás sentada confiadamente, que dices en tu corazón: Yo soy, y fuera de mí no hay más; no quedaré aviuda ni me bquedaré sin hijos.

 Estas dos cosas te vendrán de repente, en un mismo día: pérdida de hijos y viudez. aEn toda su perfección vendrán sobre ti, por la multitud de tus hechicerías y por tus muchos encantamientos.

 10 Porque te confiaste en tu maldad, diciendo: Nadie ame ve. Tu sabiduría y tu mismo conocimiento te engañaron, y dijiste en tu corazón: Yo, y nadie más.

 11 Vendrá, pues, sobre ti un mal cuyo origen no sabrás; caerá sobre ti un desastre que no podrás evitar; y una adestrucción que no te imaginas vendrá de repente sobre ti.

 12 Persiste, pues, en tus encantamientos y en la multitud de tus hechicerías, en las cuales te fatigaste desde tu juventud; quizá sacarás provecho; quizá provocarás temor.

 13 Te has fatigado en la multitud de tus consejos. Que se pongan de pie y que te defiendan los astrólogos, los que observan las estrellas, alos que cuentan los meses, para pronosticar lo que vendrá sobre ti.

 14 He aquí que serán como arastrojo; el fuego los quemará; no salvarán sus vidas del poder de la llama; no quedará brasa para calentarse ni lumbre ante la cual sentarse.

 15 Así te serán aquellos con quienes has trabajado, que han comerciado contigo desde tu juventud; cada uno irá por su camino; no habrá quien te salve.