Capítulo 60

En los últimos días, Israel se levantará de nuevo como una nación poderosa — Los pueblos gentiles se le unirán y le servirán — Sión será establecida — Finalmente, Israel morará en esplendor celestial.

 ¡a Levántate , resplandece!, porque ha venido tu bluz, y la gloria de Jehová ha nacido sobre ti.

 Porque he aquí que atinieblas cubrirán la tierra y boscuridad los pueblos; mas sobre ti camanecerá Jehová, y sobre ti será vista su gloria.

 Y andarán las anaciones a tu luz, y los reyes al resplandor de tu amanecer.

 Alza tus ojos y mira alrededor; todos éstos se han reunido, han venido a ti; tus ahijos vendrán de lejos, y tus hijas serán llevadas en brazos.

 Entonces lo verás y resplandecerás; y se estremecerá y ensanchará tu corazón, porque se habrá vuelto a ti la abundancia del mar, y las ariquezas de las bnaciones habrán llegado hasta ti.

 Multitud de camellos te cubrirá, dromedarios de Madián y de Efa; vendrán todos los de Sabá; traerán aoro e incienso y proclamarán las alabanzas de Jehová.

 Todo el ganado de aCedar será juntado para ti; carneros de Nebaiot estarán a tu disposición; serán ofrecidos con bagrado sobre mi altar, y glorificaré la casa de mi cgloria.

 ¿Quiénes son aéstos que vuelan como nubes y como palomas a sus ventanas?

 Ciertamente a mí me esperarán las aislas y las naves de Tarsis desde el principio, para traer a tus hijos de lejos, su plata y su oro con ellos, al nombre de Jehová tu Dios y al Santo de Israel, porque te ha glorificado.

 10 Y los ahijos de los extranjeros bedificarán tus muros, y sus reyes te servirán, porque en mi cira te herí, mas en mi buena voluntad tendré de ti misericordia.

 11 Tus puertas estarán de continuo abiertas; no se cerrarán de día ni de noche, para que a ti sean traídas las ariquezas de las naciones y conducidos a ti sus reyes,

 12 porque la anación y el reino que no te sirvan bperecerán; y esas naciones serán del ctodo asoladas.

 13 La gloria del Líbano vendrá a ti, cipreses, pinos y abetos juntamente, para embellecer el lugar de mi santuario; y yo glorificaré el lugar de mis pies.

 14 Y vendrán ante ti humillados los hijos de los que te afligieron, y a las plantas de tus pies se encorvarán todos los que te escarnecían, y te llamarán Ciudad de Jehová, Sión del Santo de Israel.

 15 En lugar de estar aabandonada y aborrecida, tanto que no había quien pasase por ti, te pondré en exaltación eterna, gozo de generación en generación.

 16 Y serás amamantada con la aleche de las naciones, y serás amamantada del pecho de los reyes; y sabrás que byo, Jehová, soy tu Salvador y tu Redentor, el Fuerte de Jacob.

 17 En vez de bronce traeré oro, y en lugar de hierro traeré plata; y en lugar de madera, bronce; y en lugar de piedras, hierro; y pondré la paz como tus gobernantes y la justicia como tus capataces.

 18 Nunca más se oirá de aviolencia en tu tierra, ni de destrucción ni de quebrantamiento en tus territorios, sino que a tus muros llamarás Salvación, y a tus puertas, bAlabanza.

 19 El asol nunca más te servirá de luz para el día, ni el resplandor de la luna te alumbrará, sino que Jehová te será luz eterna, y el Dios tuyo, tu gloria.

 20 No se pondrá jamás tu sol ni menguará tu luna, porque Jehová te será aluz eterna, y los días de tu duelo se acabarán.

 21 Y tu pueblo, todos ellos, serán ajustos; para bsiempre heredarán la tierra; serán los crenuevos de mi plantío, dobra de mis manos, para glorificarme.

 22 El apequeño llegará a ser un millar; el menor, una nación bpoderosa. Yo Jehová, a csu tiempo, lo apresuraré.