Capítulo 31

Israel será recogido en los últimos días — Efraín tiene la primogenitura — Jehová hará un nuevo convenio con Israel que será inscrito en el corazón — Entonces todo Israel conocerá a Jehová.

 En aquel tiempo, dice Jehová, yo seré el Dios de todas las afamilias de Israel, y ellos serán mi pueblo.

 Así ha dicho Jehová: El pueblo que escapó de la espada halló gracia en el desierto, cuando yo iba a dar reposo a Israel.

 Jehová se manifestó a mí hace aya mucho tiempo, diciendo: Sí, con amor eterno te he bamado; por tanto, te he atraído con misericordia.

 Otra vez te edificaré, y serás edificada, oh virgen de Israel; de nuevo serás adornada con tus panderos y saldrás en las danzas con los que se divierten.

 Volverás a plantar viñas en los montes de Samaria; las plantarán los plantadores y disfrutarán de ellas.

 Porque habrá día en que clamarán los aguardias en los montes de Efraín: ¡Levantaos y subamos a bSión, a Jehová nuestro Dios!

 Porque así ha dicho Jehová: Cantad con alegría por Jacob y dad voces de júbilo a la cabeza de las naciones; proclamad, alabad y decid: Oh Jehová, asalva a tu pueblo, el remanente de Israel.

 He aquí, yo los hago volver de la tierra del anorte, y los reuniré de los confines de la tierra, y entre ellos a ciegos y a cojos, a la mujer que está encinta y a la que dio a luz juntamente; en gran congregación volverán acá.

 Vendrán con allanto, y por sus súplicas los guiaré y los haré andar junto a arroyos de aguas, por camino derecho en el cual no tropezarán, porque yo soy el bpadre de Israel, y cEfraín es mi primogénito.

 10 Oíd la palabra de Jehová, oh naciones, y hacedlo saber en las islas que están lejos; y decid: El que dispersó a Israel lo areunirá y lo guardará, como el pastor a su rebaño.

 11 Porque Jehová rescató a Jacob y lo redimió de manos del más fuerte que él.

 12 Y vendrán, y cantarán de gozo en lo alto de Sión y correrán hacia la bondad de Jehová: por el grano, y por el vino, y por el aceite y por las crías de las ovejas y de las vacas; y su vida será como huerto de riego, y nunca más tendrán dolor alguno.

 13 Entonces la virgen se regocijará en la danza, los jóvenes y los ancianos juntamente; y cambiaré su duelo en gozo, y los consolaré y los alegraré de su dolor.

 14 Y el alma de los sacerdotes satisfaré con grosura, y mi pueblo será saciado de mi bondad, dice Jehová.

 15 Así ha dicho Jehová: Voz fue oída en aRamá, llanto y lloro amargo; Raquel, lamentándose por sus hijos, no quiso ser consolada acerca de sus hijos, porque perecieron.

 16 Así ha dicho Jehová: Reprime del llanto tu voz y de las lágrimas tus ojos, porque salario hay para tu trabajo, dice Jehová, y volverán de la tierra del enemigo.

 17 Esperanza también hay para tu porvenir, dice Jehová, y los hijos volverán a su propio territorio.

 18 Ciertamente he oído a Efraín que se lamentaba: Me has castigado, y fui castigado como novillo indómito; hazme volver y yo volveré, porque tú eres Jehová mi Dios.

 19 Porque adespués que me aparté, me arrepentí; y después que comprendí, me di golpes en el muslo; me avergoncé y me sentí humillado, porque llevé la afrenta de mi juventud.

 20 ¿No es Efraín hijo precioso para mí? ¿No es niño en quien me deleito? Pues siempre que hablo contra él, ciertamente lo recuerdo aún más. Por eso mis entrañas se conmueven por él; ciertamente tendré de él misericordia, dice Jehová.

 21 Establécete señales, ponte amajanos altos; presta atención a la calzada, el camino por donde fuiste; vuélvete, oh virgen de Israel; vuelve a éstas, tus ciudades.

 22 ¿Hasta cuándo andarás errante, oh hija arebelde?, porque Jehová ha creado una cosa nueva sobre la tierra: la mujer rodeará al varón.

 23 Así ha dicho Jehová de los ejércitos, el Dios de Israel: Aún dirán esta palabra en la tierra de Judá y en sus ciudades, cuando yo haga volver a sus cautivos: ¡Jehová te bendiga, oh morada de justicia, oh monte santo!

 24 Y morarán en ella Judá y todas sus ciudades juntamente, los labradores y los que van con rebaño.

 25 Porque habré satisfecho al alma cansada y saciado a toda alma entristecida.

 26 En esto me desperté y miré, y mi sueño me fue agradable.

 27 He aquí, vienen días, dice Jehová, en que sembraré la casa de Israel y la casa de Judá de simiente de hombre y de simiente de animal.

 28 Y sucederá que así como tuve cuidado de ellos para arrancar, y aderribar, y derrocar, y destruir y afligir, así tendré cuidado de ellos para edificar y plantar, dice Jehová.

 29 En aquellos días no dirán más: Los padres comieron las auvas agrias, y a los hijos les da bdentera,

 30 sino que cada cual amorirá por su propia biniquidad; a todo hombre que coma las uvas agrias le dará dentera.

 31 He aquí que vienen días, dice Jehová, en los cuales haré un anuevo bconvenio con la casa de cIsrael y con la casa de Judá,

 32 no como el aconvenio que hice con sus padres el día en que los tomé de la mano para sacarlos de la tierra de Egipto; porque ellos invalidaron mi convenio, aunque fui yo un marido para ellos, dice Jehová.

 33 Mas éste es el aconvenio que haré con la casa de Israel después de aquellos días, dice Jehová: Pondré mi bley en su mente y la escribiré en sus ccorazones; y yo seré su Dios, y ellos serán mi pueblo.

 34 Y no enseñará más ninguno a su prójimo ni ninguno a su hermano, diciendo: Conoce a Jehová, porque todos me aconocerán, desde el más pequeño de ellos hasta el más grande, dice Jehová; porque perdonaré la biniquidad de ellos y no me acordaré más de su pecado.

 35 Así ha dicho Jehová, que da el sol para luz del día, alas leyes de la luna y de las estrellas para luz de la noche, que agita el mar para que bramen sus olas; Jehová de los ejércitos es su nombre:

 36 Si estas leyes se apartan de delante de mí, dice Jehová, también la descendencia de Israel dejará de ser nación delante de mí para siempre.

 37 Así ha dicho Jehová: Si se pudieran medir los cielos arriba y explorar abajo los fundamentos de la tierra, también yo desecharía toda la descendencia de Israel por todo lo que hicieron, dice Jehová.

 38 He aquí que vienen días, dice Jehová, en que la ciudad será aedificada a Jehová, desde la torre de Hananeel hasta la puerta del Ángulo.

 39 Y saldrá el cordel de medir delante de él sobre el collado de Gareb, y dará la vuelta hacia Goa.

 40 Y todo el valle de los cuerpos muertos y de la ceniza, y todos los campos hasta el arroyo Cedrón, hasta la esquina de la puerta de los Caballos al oriente, serán asantos a Jehová; nunca más serán arrancados ni derribados.