Capítulo 42

Job se arrepiente en polvo y ceniza — Él ve a Jehová con sus ojos — Jehová castiga a los amigos de Job, acepta a Job y lo bendice, y bendice sus postreros días más que los primeros.

  Y respondió Job a Jehová y dijo:

  Yo sé que atodo lo puedes, y que no hay pensamiento que se esconda de ti.

  ¿Quién es el que oculta el consejo sin conocimiento? Por tanto, yo hablaba lo que no entendía, cosas demasiado maravillosas para mí, que no sabía.

  Oye, te ruego, y hablaré; te preguntaré, y tú me enseñarás.

  De oídas había oído de ti, mas ahora mis ojos te ven.

  Por tanto, me aborrezco y me arrepiento en polvo y ceniza.

 Y aconteció que después que habló Jehová estas palabras a Job, Jehová dijo a Elifaz, el temanita: Mi ira se ha encendido contra ti y tus dos compañeros, porque no habéis hablado de mí lo recto, como mi siervo Job.

 Ahora, pues, tomad siete becerros y siete carneros, e id a mi siervo Job y ofreced holocausto por vosotros; y mi siervo Job aorará por vosotros, porque de cierto a él aceptaré para no trataros con afrenta, por cuanto no habéis hablado de mí con rectitud, como mi siervo Job.

 Fueron, pues, Elifaz, el temanita, y Bildad, el suhita, y Zofar, el naamatita, e hicieron como Jehová les había dicho; y Jehová aaceptó a Job.

 10 Y quitó Jehová la aflicción de Job, cuando éste ahubo orado por sus amigos, y aumentó al doble todas las cosas que habían sido de Job.

 11 Y vinieron a él todos sus hermanos, y todas sus hermanas y todos los que antes le habían conocido; y comieron con él pan en su casa, y se condolieron de él y le consolaron de todo aquel mal que Jehová había traído sobre él; y cada uno de ellos le dio una pieza de plata y un zarcillo de oro.

 12 Y bendijo Jehová los postreros días de Job más que los primeros, porque tuvo catorce mil ovejas, y seis mil camellos, y mil yuntas de bueyes y mil asnas.

 13 Y tuvo siete hijos y tres hijas.

 14 Y llamó el nombre de la primera Jemima; y el nombre de la segunda, Cesia; y el nombre de la tercera, Keren-hapuc.

 15 Y no había mujeres tan hermosas como las hijas de Job en toda la tierra; y su padre les dio herencia entre sus hermanos.

 16 Y después de esto vivió Job ciento cuarenta años, y vio a sus hijos y a los hijos de sus hijos, hasta la cuarta generación.

 17 Y murió Job anciano y lleno de días.