Capítulo 16

Los hijos de José (Efraín y Manasés) reciben sus heredades — Algunos cananeos se quedan a vivir en medio de Efraín.

 Y le tocó en suerte a los ahijos de José desde el Jordán de Jericó hasta las aguas de Jericó hacia el oriente, hacia el desierto que sube de Jericó por la región montañosa de Bet-el.

 Y de aBet-el sale a Luz, y pasa por el territorio de los arquitas hasta Atarot;

 y vuelve a descender hacia el occidente al territorio de los jafletitas, hasta el límite de Bet-horón la de abajo, y hasta Gezer, y sale al amar.

 Recibieron, pues, su aheredad los hijos de José, Manasés y Efraín.

 Y el territorio de los hijos de aEfraín, conforme a sus familias, fue éste: El límite de su heredad hacia el oriente, desde Atarot-adar hasta Bet-horón la de arriba.

 Y sigue este límite hasta el mar, y hasta Micmetat al norte, y da vuelta este límite hacia el oriente hasta Taanat-silo, y de aquí pasa al oriente a Janoa.

 Y de Janoa desciende a Atarot, y a Naarat, y toca Jericó, y sale al Jordán.

 Y de Tapúa sigue este límite hacia el occidente hasta el arroyo de Caná, y sale al mar. Ésta es la heredad de la tribu de los hijos de Efraín, conforme a sus familias.

 Hubo también ciudades que se apartaron para los hijos de Efraín en medio de la heredad de los hijos de Manasés, todas las ciudades con sus aldeas.

 10 Pero no expulsaron al cananeo que habitaba en Gezer; por lo tanto, han quedado los cananeos en medio de Efraín, hasta hoy, y ahan sido sometidos a trabajos forzados.