Tercer libro de Moisés llamado Levítico

Capítulo 11

Jehová revela las criaturas vivientes que se pueden comer y las que no se pueden comer; y cuáles son limpias y cuáles son inmundas — Jehová manda a Israel: Sed santos, porque yo soy santo.

  Y habló Jehová a Moisés y a Aarón y les dijo:

 Hablad a los hijos de Israel y decidles: Éstos son los animales que acomeréis de entre todos los animales que hay sobre la tierra.

 De entre los animales, todo el de pezuña, y que tiene la pezuña hendida y que rumia, éste comeréis.

 Pero de los que rumian y de los que tienen pezuña, éstos no comeréis: el camello, porque rumia pero no tiene pezuña hendida, lo tendréis por inmundo;

 también el conejo, porque rumia pero no tiene pezuña, lo tendréis por inmundo;

 asimismo la liebre, porque rumia pero no tiene pezuña, la tendréis por inmunda;

 también el cerdo, porque tiene pezuñas y es de pezuñas hendidas, pero no rumia, lo tendréis por inmundo.

 De la carne de ellos no comeréis ni tocaréis su cuerpo muerto; los tendréis por inmundos.

 Esto comeréis de todo lo que está en las aguas: todos los que tienen aletas y escamas, ya sea en las aguas del mar o en la de los ríos, éstos podréis comer;

 10 pero todos los que no tienen aletas ni escamas, tanto en el mar como en los ríos, así todo reptil de agua como de todo lo viviente que está en las aguas, los tendréis en abominación.

 11 Os serán, pues, abominación; de su carne no comeréis y abominaréis sus cuerpos muertos.

 12 Todo lo que no tuviere aletas y escamas en las aguas lo tendréis en abominación.

 13 Y de las aves, éstas tendréis en abominación; no se comerán, serán abominación: el águila, el quebrantahuesos, el aazor,

 14 el milano y el halcón según su especie;

 15 todo cuervo según su especie;

 16 el avestruz, y la lechuza, y la gaviota y el gavilán según su especie;

 17 y el búho, y el somormujo, y el ibis,

 18 y el calamón, y el pelícano, y el buitre,

 19 y la cigüeña, y la garza según su especie, y la abubilla y el murciélago.

 20 Todo insecto alado que ande en cuatro patas lo tendréis en abominación.

 21 Pero de todo insecto alado que ande en cuatro patas podéis comer los que, además de sus patas, tengan zancas para saltar sobre la tierra;

 22 éstos comeréis de ellos: la alangosta según su especie, y el langostín según su especie, y el grillo según su especie, y el saltamonte según su especie.

 23 Todo otro insecto alado que tenga cuatro patas lo tendréis en abominación.

 24 Y por estas cosas seréis inmundos: Cualquiera que toque sus cuerpos muertos quedará aimpuro hasta el atardecer;

 25 y cualquiera que lleve algo de sus cuerpos muertos lavará sus vestidos y quedará impuro hasta el atardecer.

 26 Todo animal de pezuña, pero que no tiene pezuña hendida, ni rumia, lo tendréis por inmundo; cualquiera que los toque quedará impuro.

 27 Y de todos los animales que andan en cuatro patas, tendréis por inmundo cualquiera que ande sobre sus garras; cualquiera que toque sus cuerpos muertos quedará impuro hasta el atardecer.

 28 Y el que lleve sus cuerpos muertos lavará sus vestidos y quedará impuro hasta el atardecer; los tendréis por impuros.

 29 Y tendréis por inmundos a estos animales que se arrastran sobre la tierra: la comadreja, y el ratón, y el lagarto según su especie,

 30 la salamandra, y el cocodrilo, y la lagartija, y el estinco y el camaleón.

 31 Tendréis éstos por inmundos entre todos los que se arrastran; cualquiera que los toque cuando estén muertos quedará impuro hasta el atardecer.

 32 Y todo aquello sobre lo que caiga algo de ellos después de muertos quedará inmundo; ya sea objeto de madera, o vestido, o piel, o saco o cualquier instrumento con el que se trabaja, será metido en agua y quedará inmundo hasta el atardecer; entonces quedará limpio.

 33 Y toda vasija de barro dentro de la cual caiga alguno de ellos, todo lo que esté en ella será inmundo, y quebraréis la vasija.

 34 Toda vianda que se come que toque el agua de tales vasijas será inmunda, y toda bebida que se beba en todas esas vasijas será inmunda.

 35 Y todo aquello sobre lo que caiga algo del cuerpo muerto de ellos será inmundo; el ahorno u hornillos se derribarán; son inmundos, y por inmundos los tendréis.

 36 Con todo, la fuente y la cisterna donde se recoge agua serán limpias, pero lo que haya tocado los cuerpos muertos será inmundo.

 37 Y si cae algo de los cuerpos muertos sobre alguna semilla que se haya de sembrar, será limpia.

 38 Pero si se ha puesto agua en la semilla y cae algo de los cuerpos muertos sobre ella, la tendréis por inmunda.

 39 Y si algún animal de los que tenéis para comer muere, el que toque su cuerpo muerto quedará impuro hasta el atardecer.

 40 Y el que coma del cuerpo muerto lavará sus vestidos y quedará impuro hasta el atardecer; asimismo, el que saque el cuerpo muerto lavará sus vestidos y quedará impuro hasta el atardecer.

 41 Y todo animal que se arrastra sobre la tierra es abominación; no se comerá.

 42 Todo lo que anda sobre el vientre y todo lo que anda sobre cuatro o más patas, de todo animal que se arrastra sobre la tierra, no los comeréis, porque es abominación.

 43 No os hagáis abominables con ningún animal que se arrastra ni os contaminéis con ellos para que no seáis impuros por ellos.

 44 Porque yo soy Jehová, vuestro Dios; vosotros, por tanto, os asantificaréis y seréis bsantos, porque yo soy santo. Así que no contaminéis vuestras personas con ningún animal que se arrastra sobre la tierra.

 45 Porque yo soy Jehová, que os hago subir de la tierra de Egipto para ser vuestro Dios; seréis, pues, santos, porque yo soy santo.

 46 Ésta es la ley acerca de los animales, y de las aves, y de todo ser viviente que se mueve en las aguas y de todo ser que se arrastra sobre la tierra,

 47 para hacer distinción entre lo inmundo y lo limpio, y entre los animales que se pueden comer y los animales que no se pueden comer.