Capítulo 4

En los postreros días se construirá el templo, Israel se congregará en él, comenzará la era milenaria y Jehová reinará en Sión.

 Y acontecerá en los postreros días que el amonte de la casa de Jehová será establecido como cabeza de los montes, y más alto que los collados, y correrán a él los pueblos.

 Y vendrán muchas naciones y dirán: Venid, y subamos al monte de Jehová y a la casa del Dios de Jacob; y nos enseñará acerca de sus caminos, y aandaremos por sus veredas; porque de bSión saldrá la cley, y de Jerusalén la palabra de Jehová.

 Y él juzgará entre muchos pueblos y reprenderá a naciones poderosas hasta muy lejos; y forjarán sus aespadas en rejas de arado y sus lanzas en hoces; no alzará espada nación contra nación ni se adiestrarán más para la bguerra.

 Y se sentará cada uno debajo de su vid y debajo de su higuera, y no habrá quien los amedrente, porque la boca de Jehová de los ejércitos lo ha hablado.

 Todos los pueblos andarán cada uno en el anombre de su dios, y nosotros andaremos en el nombre de Jehová nuestro Dios eternamente y para siempre.

 En aquel día, dice Jehová, juntaré a la que cojea, y recogeré a ala desterrada y a la que afligí;

 y haré de la que cojea un remanente, y de la desterrada, nación robusta; y Jehová areinará sobre ellos en el monte bSión desde ahora y para siempre.

 Y tú, oh torre del rebaño, fortaleza de la hija de Sión, hasta ti vendrá el primer señorío, el reino vendrá a la hija de Jerusalén.

 Ahora, ¿por qué gritas tanto? ¿No hay rey en ti? ¿Pereció tu consejero? ¿Te ha sobrevenido dolor como a mujer de parto?

 10 Retuércete y gime, hija de Sión, como mujer que está de parto, porque ahora saldrás de la ciudad, y morarás en el campo y llegarás hasta aBabilonia; allí serás librada; allí te redimirá Jehová de manos de tus enemigos.

 11 Y ahora se han juntado muchas naciones contra ti y dicen: Sea profanada, y contemplen nuestros ojos Sión.

 12 Mas ellos no conocieron los pensamientos de Jehová ni entendieron su consejo; los juntó, pues, como gavillas en la era.

 13 Levántate y trilla, hija de Sión, porque haré tu cuerno de hierro y tus uñas de bronce, y adesmenuzarás a muchos pueblos; y bconsagraré a Jehová su cbotín, y sus riquezas al Señor de toda la tierra.