Capítulo 12

Se nombra a los sacerdotes y a los levitas que subieron de Babilonia — Se dedican los muros de Jerusalén — Se señalan los oficios de los sacerdotes y de los levitas en el templo.

 Y éstos son los asacerdotes y los levitas que subieron con Zorobabel hijo de Salatiel, y con Jesúa: Seraías, Jeremías, Esdras,

 Amarías, Maluc, Hatús,

 Secanías, Rehum, Meremot,

 Iddo, Gineto, aAbías,

 Mijamín, Maadías, Bilga,

 Semaías, y Joiarib, Jedaías,

 Salú, Amoc, Hilcías y Jedaías. Éstos eran los principales sacerdotes y sus hermanos en los días de Jesúa.

 Y los levitas: Jesúa, Binúi, Cadmiel, Serebías, Judá y Matanías, que con sus hermanos oficiaba en los himnos de gratitud.

 Y Bacbuquías y Uni, sus hermanos, estaban frente a ellos en su servicio.

 10 Y Jesúa engendró a Joiacim, y Joiacim engendró a Eliasib, y Eliasib engendró a Joiada,

 11 y Joiada engendró a Jonatán y Jonatán engendró a Jadúa.

 12 Y en los días de Joiacim los sacerdotes jefes de casas paternas fueron: de Seraías, Meraías; de Jeremías, Hananías;

 13 de Esdras, Mesulam; de Amarías, Johanán;

 14 de Melicú, Jonatán; de Sebanías, José;

 15 de Harim, Adna; de Meraiot, Helcai;

 16 de Iddo, Zacarías; de Ginetón, Mesulam;

 17 de Abías, Zicri; de Miniamín, de Moadías, Piltai;

 18 de Bilga, Samúa; de Semaías, Jonatán;

 19 y de Joiarib, Matenai; de Jedaías, Uzi;

 20 de Salai, Calai; de Amoc, Eber;

 21 de Hilcías, Hasabías; de Jedaías, Natanael.

 22 Los levitas en días de Eliasib, de Joiada, y de Johanán y de Jadúa fueron inscritos como jefes de casas paternas; también los sacerdotes, hasta el reinado de Darío el Persa.

 23 Los hijos de Leví, jefes de las casas paternas, fueron inscritos en el libro de las Crónicas hasta los días de Johanán hijo de Eliasib.

 24 Los jefes de los levitas: Hasabías, Serebías, y Jesúa hijo de Cadmiel, y sus hermanos estaban frente a ellos para alabar y para adar gracias, conforme al estatuto de David, hombre de Dios, turno por bturno.

 25 Matanías, y Bacbuquías, Obadías, Mesulam, Talmón y Acub, guardias, eran porteros para hacer la guardia en los depósitos junto a las puertas.

 26 Éstos sirvieron en los días de Joiacim hijo de Jesúa, hijo de Josadac, y en los días del gobernador Nehemías y del sacerdote Esdras, el escriba.

 27 Y para la dedicación del muro de Jerusalén buscaron a los levitas de todos sus lugares para traerlos a Jerusalén, para hacer la dedicación y la fiesta con alabanzas y gratitud, y con cánticos, con címbalos, salterios y arpas.

 28 Y se reunieron los hijos de los cantores, tanto de la llanura alrededor de Jerusalén como de las aldeas de los netofatitas,

 29 y de la casa de Gilgal, y de los campos de Geba y de Azmavet, porque los cantores habían edificado aldeas alrededor de Jerusalén.

 30 Y se apurificaron los sacerdotes y los levitas; y purificaron al pueblo, y las puertas y el muro.

 31 Entonces hice subir a los jefes de Judá sobre el muro, y puse dos coros grandes que fueron en procesión, el primero a mano derecha sobre el muro hacia la puerta del Muladar.

 32 Después de ellos iba Osaías y la mitad de los jefes de Judá,

 33 y Azarías, Esdras y Mesulam,

 34 Judá y Benjamín, y Semaías y Jeremías;

 35 y algunos de los hijos de los sacerdotes iban con trompetas: Zacarías hijo de Jonatán, hijo de Semaías, hijo de Matanías, hijo de Micaías, hijo de Zacur, hijo de Asaf;

 36 y sus hermanos Semaías, y Azareel, Milalai, Gilalai, Maai, Natanael, y Judá y Hanani, con los ainstrumentos musicales de David, hombre de Dios; y el escriba Esdras iba delante de ellos.

 37 Y a la altura de la puerta de la Fuente, subieron derecho por los escalones de la ciudad de David, por la subida del muro, desde la casa de David hasta la puerta de las Aguas, al oriente.

 38 Y el segundo coro iba del lado opuesto, y yo detrás de él, con la mitad del pueblo sobre el muro, desde la torre de los Hornos hasta el muro ancho,

 39 y desde la puerta de Efraín hasta la puerta Vieja, y a la puerta del Pescado, y la torre de Hananeel, y la torre de Hamea, hasta la puerta de las Ovejas; y se detuvieron en la puerta de la Guardia.

 40 Después se detuvieron los dos coros en la casa de Dios; yo y la mitad de los oficiales conmigo;

 41 y los sacerdotes, Eliaquim, Maaseías, Miniamín, Micaías, Elioenai, Zacarías y Hananías, con trompetas;

 42 y Maaseías, y Semaías, y Eleazar, y Uzi, y Johanán, y Malquías, y Elam y Ezer. Y los cantores cantaban en alta voz, e Izrahías era el encargado.

 43 Y ofrecieron aquel día grandes sacrificios y se regocijaron, porque Dios les había dado gran aalegría. Se alegraron también las mujeres y los niños, y el alborozo de Jerusalén se oía desde lejos.

 44 Y en aquel día fueron puestos hombres sobre los depósitos de los tesoros, de las ofrendas, de las primicias y de los adiezmos, para juntar en ellos, de los campos de las ciudades las porciones dispuestas por la ley para los sacerdotes y los levitas; porque era grande el gozo de Judá con respecto a los sacerdotes y a los levitas que servían.

 45 Y cumplían en el servicio de su Dios y en la observancia de la purificación; asimismo los cantores y los porteros hicieron conforme al mandato de David y de Salomón, su hijo.

 46 Porque desde el tiempo de David y de Asaf, desde tiempos antiguos, había directores de cantores, e himnos de alabanza y de acción de gracias a Dios.

 47 Y todo Israel, en días de Zorobabel y en días de Nehemías, daba las porciones correspondientes a los cantores y a los porteros, cada porción en su día; consagraban asimismo sus porciones para los levitas, y los levitas consagraban parte de ellas para los hijos de Aarón.