Cuarto libro de Moisés llamado Números

Capítulo 30

Los votos y los juramentos deben cumplirse — El padre puede anular los votos de las hijas y el marido puede anular los votos de su esposa.

  Y habló Moisés a los príncipes de las tribus de los hijos de Israel, diciendo: Esto es lo que Jehová ha mandado:

 Cuando algún hombre haga un avoto a Jehová o haga un bjuramento, ligando su alma con obligación, no cviolará su palabra; hará conforme a todo lo que salió de su boca.

 Mas cuando la mujer en su juventud haga un voto a Jehová y se ligue con obligación en casa de su padre,

 y su padre oye su voto y la aobligación con que ligó su alma, y su padre no le dice nada, todos los votos de ella serán firmes, y toda obligación con que haya ligado su alma firme será.

 Pero si su padre se lo prohíbe el día en que lo oye, ninguno de sus votos ni las obligaciones con que ella haya ligado su alma serán firmes; y Jehová la perdonará, por cuanto su padre se lo prohibió.

 Pero si es casada y hace votos, o pronuncia de sus labios cosa con que obligue su alma,

 y su marido lo oye, y el día en que lo oye no le dice nada, los votos de ella serán firmes, y la obligación con que ligó su alma firme será.

 Pero si el día en que su marido lo oye se lo prohíbe, entonces el voto que ella hizo y lo que pronunció de sus labios con que ligó su alma será nulo; y Jehová la perdonará.

 Pero todo voto de viuda o divorciada con que ligue su alma será firme.

 10 Y si ha hecho voto en casa de su marido, y ha ligado su alma con obligación de juramento,

 11 y su marido lo oye y no le dice nada, ni se lo prohíbe, entonces todos sus votos serán firmes, y toda obligación con que haya ligado su alma firme será.

 12 Pero si su marido los anula el día en que los oye, todo lo que salió de sus labios en cuanto a sus votos y en cuanto a la obligación de su alma será nulo; su marido los ha anulado, y Jehová la perdonará.

 13 Todo voto y todo juramento con que ella se obligue a afligir el alma, su marido lo confirmará o su marido lo anulará.

 14 Pero si su marido no le dice nada día tras día, entonces confirma todos sus votos y todas las obligaciones que están sobre ella; los ha confirmado, por cuanto no le dijo nada el día en que lo oyó.

 15 Pero si los anula después de haberlos oído, entonces él llevará el pecado de ella.

 16 Éstas son las aordenanzas que Jehová mandó a Moisés entre el marido y su esposa, entre el padre y su hija, durante la juventud de ésta en casa de su padre.