Cuarto libro de Moisés llamado Números

Capítulo 9

Se manda nuevamente a Israel guardar la Pascua — Una nube cubre el tabernáculo de día y de noche, y también había fuego en la noche — Cuando la nube se detenía, Israel acampaba; cuando la nube se levantaba, ellos partían.

  Y habló aJehová a Moisés en el desierto de Sinaí, en el primer mes del segundo año de su salida de la tierra de Egipto, diciendo:

 Los hijos de Israel celebrarán la aPascua en el tiempo señalado.

 El adecimocuarto día de este mes, al atardecer, la celebraréis en el tiempo señalado; conforme a todos sus estatutos y conforme a todos sus decretos la celebraréis.

 Y habló Moisés a los hijos de Israel para que celebrasen la Pascua.

 Y celebraron la Pascua en el mes primero, a los catorce días del mes, al atardecer, en el desierto de Sinaí; conforme a todas las cosas que mandó Jehová a Moisés, así hicieron los hijos de Israel.

 Pero hubo algunos que estaban aimpuros por causa de un muerto, y no pudieron celebrar la Pascua aquel día; y llegaron delante de Moisés y delante de Aarón aquel día,

 y les dijeron aquellos hombres: Nosotros estamos impuros por causa de un muerto. ¿Por qué se nos impide ofrecer ofrenda a Jehová en el tiempo señalado entre los hijos de Israel?

 Y Moisés les respondió: Esperad, y aoiré qué mandará Jehová acerca de vosotros.

 Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

 10 Habla a los hijos de Israel y diles: Cualquiera de vosotros o de vuestros descendientes que esté impuro por causa de un muerto o que esté de viaje lejos, celebrará la Pascua a Jehová.

 11 En el ames segundo, a los catorce días del mes, al atardecer, la celebrarán; con panes sin levadura y hierbas amargas la comerán.

 12 No dejarán nada de él para la mañana, ni aquebrarán hueso alguno en él; conforme a todos los estatutos de la Pascua la celebrarán.

 13 Pero el que esté limpio y no esté de viaje, si deja de celebrar la Pascua, tal persona será talada de entre su pueblo; por cuanto no ofreció a su debido tiempo la ofrenda de Jehová, tal hombre llevará su pecado.

 14 Y si mora con vosotros forastero y celebra la aPascua a Jehová, conforme al estatuto de la Pascua y conforme a sus decretos, así la celebrará; un mismo estatuto tendréis, tanto para el forastero como para el natural de la tierra.

 15 Y el día en que se armó el tabernáculo la anube cubrió el tabernáculo sobre la tienda del testimonio, y al anochecer había sobre el tabernáculo como una apariencia de fuego, hasta la mañana.

 16 Así era continuamente: la nube lo cubría de día, y de noche la apariencia de fuego.

 17 Y cuando se alzaba la nube de encima del tabernáculo, los hijos de Israel partían; y en el lugar donde la nube se detenía, allí acampaban los hijos de Israel.

 18 Al mandato de aJehová los hijos de Israel partían, y al mandato de Jehová acampaban; todos los días que la nube estaba sobre el tabernáculo ellos permanecían acampados.

 19 Y cuando la nube se detenía sobre el tabernáculo muchos días, entonces los hijos de Israel guardaban el mandato de Jehová y no partían.

 20 Y sucedía que cuando la nube estaba sobre el tabernáculo pocos días, al mandato de Jehová acampaban, y al mandato de Jehová partían.

 21 Y sucedía que cuando la nube se detenía desde el anochecer hasta la mañana, cuando por la mañana la nube se levantaba, ellos partían; o si de día o de noche la nube se levantaba, entonces partían.

 22 Mientras la nube se detenía sobre el tabernáculo, quedándose sobre él dos días, o un mes, o aun año, los hijos de Israel permanecían acampados y no partían; pero cuando ésta se alzaba, ellos partían.

 23 Al mandato de Jehová acampaban y al mandato de Jehová partían, guardando el mandato de Jehová, como lo había dicho Jehová por medio de Moisés.