Segundo libro de Moisés llamado Éxodo

Capítulo 40

Se arma el tabernáculo — Aarón y sus hijos son lavados y ungidos y se les da un sacerdocio eterno — La gloria de Jehová llena el tabernáculo — Una nube cubre el tabernáculo de día y fuego reposa sobre él de noche.

  Y Jehová habló a Moisés, diciendo:

 En el primer día del mes primero armarás el tabernáculo, el tabernáculo de reunión;

 y pondrás en él el aarca del testimonio y la cubrirás con el bvelo.

 Y meterás la mesa y la apondrás en orden; meterás también el candelabro y encenderás sus lámparas.

 Y pondrás el altar de oro para el incienso delante del arca del testimonio y pondrás la cortina delante de la entrada del tabernáculo.

 Después pondrás el altar del holocausto delante de la entrada del tabernáculo, del tabernáculo de reunión.

 Luego pondrás la fuente entre el tabernáculo de reunión y el altar, y pondrás agua en ella.

 Finalmente pondrás el atrio alrededor y la cortina de la entrada del atrio.

 Y tomarás el aceite de la unción y ungirás el atabernáculo, y todo lo que está en él; y lo santificarás con todos sus enseres, y será santo.

 10 Ungirás también el altar del holocausto y todos sus utensilios; y santificarás el altar, y será un altar santísimo.

 11 Asimismo ungirás la fuente y su base, y la santificarás.

 12 Y harás que Aarón y sus hijos se acerquen a la entrada del tabernáculo de reunión, y los lavarás con agua.

 13 Y harás vestir a Aarón las vestiduras sagradas, y lo aungirás y lo consagrarás, para que sirva como mi sacerdote.

 14 Después harás que sus hijos se acerquen, y los vestirás con las túnicas;

 15 y los aungirás como ungiste a su padre, y servirán como mis bsacerdotes; y su cunción les servirá por dsacerdocio perpetuo por sus egeneraciones.

 16 Y Moisés hizo conforme a todo lo que Jehová le había mandado; así lo hizo.

 17 Y aconteció que en el día primero del primer mes, en el segundo año, el tabernáculo fue aarmado.

 18 Y Moisés hizo armar el tabernáculo, y asentó sus basas, y colocó sus tablas, y puso sus barras e hizo alzar sus columnas.

 19 Y extendió la tienda sobre el tabernáculo y puso la cubierta encima de él, como Jehová había mandado a Moisés.

 20 Y tomó el atestimonio y lo puso dentro del arca, y colocó las varas en el arca, y encima puso el propiciatorio sobre el arca.

 21 Y metió el arca en el tabernáculo, y puso el velo de separación y cubrió el arca del testimonio, como Jehová había mandado a Moisés.

 22 Y puso la mesa en el tabernáculo de reunión, al lado norte de la cortina, fuera del velo;

 23 y sobre ella puso por orden los panes delante de Jehová, como Jehová había mandado a Moisés.

 24 Y puso el candelabro en el tabernáculo de reunión, enfrente de la mesa, al lado sur de la cortina.

 25 Y encendió las alámparas delante de Jehová, como Jehová había mandado a Moisés.

 26 Puso también el altar de oro en el tabernáculo de reunión, delante del velo,

 27 y quemó sobre él aincienso aromático, como Jehová había mandado a Moisés.

 28 Puso asimismo la cortina a la entrada del tabernáculo.

 29 Y colocó el altar del holocausto a la entrada del tabernáculo, del tabernáculo de reunión; y ofreció sobre él el holocausto y la ofrenda de grano, como Jehová había mandado a Moisés.

 30 Y puso la fuente entre el tabernáculo de reunión y el altar; y puso en ella agua para alavarse.

 31 Y Moisés y Aarón y sus hijos se lavaban en ella las manos y los pies.

 32 Cuando entraban en el tabernáculo de reunión, y cuando se acercaban al altar, se lavaban, como Jehová había mandado a Moisés.

 33 Finalmente armó el atrio alrededor del tabernáculo y del altar, y puso la cortina a la entrada del atrio. Y así acabó Moisés la obra.

 34 Entonces una anube cubrió el tabernáculo de reunión y la bgloria de Jehová llenó el ctabernáculo.

 35 Y no podía Moisés entrar en el tabernáculo de reunión, porque la nube estaba sobre éste, y la gloria de Jehová llenaba el tabernáculo de reunión.

 36 Y cuando la anube se alzaba del tabernáculo, los hijos de Israel seguían adelante en todas sus jornadas,

 37 pero si la nube no se alzaba, ano partían hasta el día en que ella se alzaba.

 38 Porque la anube de Jehová estaba de día sobre el tabernáculo, y el fuego estaba de noche sobre él, a la vista de toda la casa de Israel, en todas sus jornadas.