Capítulo 2

Se lamenta la destrucción de Israel — Jehová recogerá al remanente de Israel.

 ¡Ay de los que en sus camas traman iniquidad y maquinan el mal, y cuando llega la mañana lo ponen por obra, porque tienen en su mano el poder!

 Y acodician los campos y los roban; y casas, y las quitan; así oprimen al hombre y a su casa, al hombre y a su heredad.

 Por tanto, así ha dicho Jehová: He aquí, yo tramo contra esta familia un mal, del cual no sacaréis vuestros cuellos ni andaréis erguidos, porque el tiempo será malo.

 En aquel día se levantará contra vosotros un refrán, y se lamentará con triste lamentación, diciendo: Del todo fuimos destruidos; él ha cambiado la heredad de mi pueblo. ¡Cómo nos quitó nuestros campos! Los repartió a otros.

 Por tanto, no tendrás quien reparta heredades a suerte en la congregación de Jehová.

 No profeticéis, dicen a los que profetizan; no les profeticen, porque no van a avergonzarse.

 Tú que te dices casa de Jacob, ¿se ha reducido el espíritu de Jehová? ¿Son éstas sus obras? ¿No hacen bien mis apalabras al que camina rectamente?

 El que ayer era mi pueblo se ha levantado como enemigo; a los que pasan confiadamente, los que vuelven de la guerra, les quitáis el manto de sobre la vestimenta.

 A las mujeres de mi pueblo echasteis fuera de las casas de sus delicias; a sus niños quitasteis mi agloria para siempre.

 10 Levantaos y andad, porque éste no es lugar de areposo; puesto que está contaminado, destruirá con gran destrucción.

 11 Si alguno anda con espíritu falso y amiente, diciendo: Yo te profetizaré de vino y de sidra; éste será el bprofeta para este pueblo.

 12 De cierto os reuniré a todos, oh Jacob; arecogeré ciertamente al remanente de Israel; los pondré juntos como ovejas de Bosra, como rebaño en medio de su redil; harán estruendo por la multitud de hombres.

 13 Subirá el que abre brechas delante de ellos; abrirán brecha, y pasarán la puerta y saldrán por ella; y su arey pasará delante de ellos, y a la cabeza de ellos Jehová.