Salmo 57

David suplica misericordia y aclama la gloria y la exaltación de Dios.

Al músico principal: al son de aAl-tasjet. Mictam de David, cuando huyó de delante de Saúl a la cueva.

  Ten misericordia de mí, oh Dios; ten misericordia de mí, porque en ti ha confiado mi alma, y en la sombra de tus aalas me refugiaré hasta que pasen las calamidades.

  Clamaré al Dios Altísimo, al Dios que me favorece.

  Él enviará desde los cielos y me salvará de la infamia del que me pisotea. Selah Dios enviará su misericordia y su verdad.

  Mi vida está entre leones; estoy tirado entre los que arden, hijos de hombres cuyos adientes son lanzas y saetas, y su lengua, bespada aguda.

  Exaltado seas, oh Dios, sobre los cielos; sobre toda la tierra sea tu gloria.

  Red han tendido a mis pasos; se ha abatido mi alma; ahoyo han cavado delante de mí, pero en medio de él han caído ellos mismos. Selah

  Firme está mi corazón, oh Dios, mi corazón está firme; acantaré y entonaré alabanzas.

  Despierta, gloria mía; despertad, salterio y arpa; me levantaré al romper el alba.

  Te alabaré entre los pueblos, oh Señor; te cantaré alabanzas entre las naciones.

  10  Porque grande es hasta los cielos tu misericordia, y hasta las nubes tu verdad.

  11  Exaltado seas, oh Dios, sobre los cielos; sobre toda la tierra sea tu gloria.