Capítulo 7

Jehová reprueba la hipocresía en el ayuno — Exhorta al pueblo a mostrar misericordia y compasión y a llevar una vida piadosa.

 Y aconteció que, en el año cuarto del rey Darío, vino la palabra de Jehová a Zacarías a los cuatro días del mes noveno, que es Quisleu,

 cuando el pueblo de Bet-el envió a Sarezer, con Regem-melec y sus hombres, a implorar el favor de Jehová,

 y a hablar a los sacerdotes que estaban en la casa de Jehová de los ejércitos y a los profetas, diciendo: ¿Lloraremos en el mes quinto? ¿Haremos abstinencia como hemos venido haciendo desde hace ya tantos años?

 Vino, pues, a mí la palabra de Jehová de los ejércitos, diciendo:

 Habla a todo el pueblo del país y a los sacerdotes, y diles: Cuando ayunabais y llorabais en el quinto y en el séptimo mes estos setenta años, ¿acaso aayunabais para mí?

 Y cuando comíais y bebíais, ¿acaso no comíais y bebíais para vosotros mismos?

 ¿No son éstas las palabras que proclamó Jehová por medio de los primeros aprofetas, cuando Jerusalén estaba habitada y tranquila, y las ciudades de sus alrededores, y del sur y de la llanura estaban habitadas?

 Y vino la palabra de Jehová a Zacarías, diciendo:

 Así habló Jehová de los ejércitos, diciendo: Juzgad con ajuicio verdadero y haced bmisericordia y cpiedad, cada cual con su hermano;

 10 no aoprimáis a la viuda, ni al huérfano, ni al extranjero ni al bpobre; ni ninguno piense mal en su corazón contra su hermano.

 11 Pero no quisieron escuchar, sino que volvieron la espalda y se taparon los oídos para no oír;

 12 y pusieron su corazón como adiamante para no oír la ley ni las palabras que Jehová de los ejércitos enviaba por su espíritu, por medio de los primeros bprofetas; vino, por tanto, gran enojo de parte de Jehová de los ejércitos.

 13 Y aconteció que, así como él clamó y no escucharon, también aellos clamaron, y byo no escuché, dice Jehová de los ejércitos,

 14 sino que los aesparcí con torbellino por todas las naciones que ellos no conocían, y la tierra fue desolada tras ellos, sin quedar quien fuese ni viniese; pues convirtieron en desolación el país deseable.