Capítulo 16

Mejor es adquirir sabiduría que oro — Antes de la destrucción viene el orgullo — Las canas del justo son corona de honra.

  Del hombre son los aplanes del corazón, mas de Jehová es la respuesta de la blengua.

  Todos los caminos del hombre son limpios ante sus propios ojos, pero Jehová pesa los espíritus.

  aEncomienda a Jehová tus obras, y tus pensamientos serán afirmados.

  Todas las cosas ha hecho Jehová para sus propios fines, y aun al malvado para el día malo.

  Abominación es a Jehová todo altivo de corazón; ciertamente no será considerado inocente.

  Con misericordia y verdad se corrige la iniquidad, y con el temor de Jehová los hombres se aapartan del mal.

  Cuando los caminos del hombre son agradables a Jehová, aun a sus enemigos hace estar en apaz con él.

  aMejor es lo poco con justicia que muchas ganancias con injusticia.

  El corazón del hombre propone su camino, pero Jehová dirige sus pasos.

  10  aOráculo hay en los labios del rey; en el juicio no transgredirá su boca.

  11  Peso y balanzas justas son de Jehová; obra suya son todas las pesas de la bolsa.

  12  Abominación es a los reyes cometer amaldad, porque con la justicia será afirmado el trono.

  13  Los alabios bjustos son el deleite de los reyes, y éstos aman al que habla lo recto.

  14  La ira del rey es como mensajero de muerte, pero el hombre sabio la apaciguará.

  15  En la alegría del rostro del rey está la vida, y su favor es como nube de lluvia tardía.

  16  Mejor es adquirir asabiduría que el oro, y adquirir bentendimiento vale más que la plata.

  17  El camino de los rectos es apartarse del mal; el que guarda su camino guarda su alma.

  18  Antes del quebranto va la asoberbia, y antes de la caída, la altivez de espíritu.

  19  Mejor es ser de espíritu ahumilde con los pobres que repartir el botín con los soberbios.

  20  El entendido en la palabra hallará el bien, y el que aconfía en Jehová es bbienaventurado.

  21  El sabio de corazón es llamado prudente, y la dulzura de labios aumenta el saber.

  22  Manantial de vida es el entendimiento para el que lo posee, pero la instrucción de los necios es necedad.

  23  El corazón del sabio hace prudente su boca y añade persuasión a sus labios.

  24  Panal de miel son los dichos agradables, dulzura al alma y salud a los huesos.

  25  Hay camino que al hombre le parece recto, pero su fin es camino de muerte.

  26  El alma del que trabaja, trabaja para sí, porque su boca le impulsa.

  27  El hombre perverso cava en busca del mal, y en sus labios hay como afuego abrasador.

  28  El hombre perverso provoca acontienda, y el chismoso separa a los mejores amigos.

  29  El hombre violento incita a su prójimo y le hace andar por mal camino;

  30  cierra sus ojos para tramar perversidades, apretando sus labios, efectúa el mal.

  31  Corona de honra son las acanas; se halla en el camino de la justicia.

  32  Mejor es el que atarda en airarse que el poderoso, y el que se enseñorea de su espíritu que el que toma una ciudad.

  33  La suerte se echa en el regazo, mas de Jehová es la decisión de ella.