Capítulo 19

La esposa prudente proviene de Jehová — El que se apiada del pobre le presta a Jehová — Es mejor ser pobre que mentiroso.

  Mejor es el apobre que camina en su bintegridad que el de labios perversos y necio.

  Tampoco es bueno que un alma no tenga aconocimiento, y el que se apresura con los pies peca.

  La insensatez del hombre pervierte su camino, y contra Jehová se irrita su corazón.

  Las riquezas atraen muchos amigos, pero el pobre es apartado de su amigo.

  El testigo falso no quedará sin castigo, y el que habla mentiras no escapará.

  Muchos imploran el favor del príncipe, y todos son aamigos del hombre que da regalos.

  Todos los hermanos del pobre le aborrecen, ¡cuánto más sus amigos se alejarán de él! Los buscará para hablarles y no los hallará.

  El que adquiere entendimiento ama su alma; el que guarda el entendimiento hallará el bien.

  El testigo falso no quedará sin castigo, y el que habla amentiras perecerá.

  10  No conviene al necio el deleite, ¡cuánto menos al siervo ser señor de los príncipes!

  11  La prudencia del hombre detiene su furor, y su honra es pasar por alto la ofensa.

  12  Como el rugido del león es la ira del rey, y su favor, como el rocío sobre la hierba.

  13  El hijo necio es la ruina de su padre; y agotera continua, las contiendas de la besposa.

  14  La casa y las riquezas herencia son de los padres, mas la esposa prudente proviene de Jehová.

  15  La pereza hace caer en sueño profundo, y el alma negligente padecerá hambre.

  16  El que aguarda el mandamiento guarda su alma; el que menosprecia sus caminos morirá.

  17  A Jehová presta el que se aapiada del pobre, y él le recompensará por su buena obra.

  18  aCorrige a tu hijo mientras haya esperanza, mas no se altere tu alma para destruirlo.

  19  El de gran ira llevará el castigo, y si lo libras, tendrás que hacerlo de nuevo.

  20  Escucha el consejo y acepta la corrección, para que seas sabio en tu vejez.

  21  Muchos planes hay en el corazón del hombre, pero el aconsejo de Jehová permanecerá.

  22  Contentamiento es a los hombres hacer misericordia, y mejor es ser pobre que ser mentiroso.

  23  El atemor de Jehová lleva a la vida; y el que lo tiene vivirá lleno de reposo; no será visitado por el mal.

  24  El perezoso mete su mano en el plato, pero ni aun a su boca la llevará.

  25  Golpea al escarnecedor, y el ingenuo se hará astuto; pero reprende al entendido, y éste discernirá el conocimiento.

  26  El que aasalta a su padre y ahuyenta a su madre es un hijo que causa vergüenza y acarrea oprobio.

  27  Cesa, hijo mío, de aoír la enseñanza que te desvía de las palabras del conocimiento.

  28  El testigo perverso se burla del juicio, y la boca de los malvados traga la iniquidad.

  29  Establecidos están los juicios para los escarnecedores, y aazotes para las espaldas de los insensatos.