Capítulo 2

Jehová da la sabiduría, el conocimiento y el entendimiento — Andad por el camino de los buenos.

  Hijo mío, si recibes mis palabras, y mis mandamientos atesoras dentro de ti,

  dando oído a la sabiduría e inclinando tu corazón al aentendimiento,

  si clamas a la inteligencia, y al entendimiento alzas tu voz,

  si como a la plata la buscas, y la procuras como a tesoros escondidos,

  entonces entenderás ael temor de Jehová y hallarás el bconocimiento de Dios.

  Porque Jehová da la asabiduría, y de su boca vienen el conocimiento y el bentendimiento.

  Él reserva sana sabiduría para los rectos; es escudo para los que acaminan rectamente.

  Él guarda las veredas del juicio y preserva el camino de sus santos.

  Entonces aentenderás justicia, y juicio, y equidad y todo buen camino.

  10  Cuando la sabiduría entre en tu corazón y el conocimiento sea grato a tu alma,

  11  la discreción te guardará; te protegerá el conocimiento,

  12  para librarte del camino del mal, del hombre que habla perversidades,

  13  de los que abandonan las sendas rectas, para andar caminos por tenebrosos,

  14  que se alegran haciendo el mal, y se deleitan en las perversidades del mal,

  15  cuyas veredas son torcidas, y se extravían en sus caminos.

  16  Serás así librado de la mujer ajena, de la aextraña que halaga con sus palabras,

  17  que abandona al compañero de su juventud, y se olvida del convenio de su Dios.

  18  Por lo cual, su casa está inclinada hacia la muerte, y sus veredas, hacia los muertos.

  19  De los que a ella se lleguen, ninguno volverá ni alcanzará los senderos de la vida.

  20  Así andarás por el camino de los buenos y seguirás las sendas de los justos.

  21  Porque los rectos habitarán la tierra, y los íntegros permanecerán en ella.

  22  Mas los malvados serán talados de la tierra, y los transgresores serán de ella desarraigados.