Salmo 107

El pueblo de Israel alabará y dará gracias a Jehová cuando sean recogidos y redimidos — ¡Oh, que los hombres alaben a Jehová! — Las bendiciones de Jehová abundan en la vida de los hombres.

  Alabad a Jehová, porque él es bueno, porque para siempre es su misericordia.

  Díganlo los redimidos de Jehová, los que ha aredimido del poder del adversario,

  y los ha congregado de las tierras, del oriente y del occidente, del norte y del sur.

  aAnduvieron errantes por el desierto, por el camino yermo, sin hallar ciudad donde habitar.

  Hambrientos y sedientos, su alma desfallecía en ellos.

  Cuando clamaron a Jehová en su aangustia, él los libró de sus aflicciones.

  Y los dirigió por el camino recto, para que llegaran a una ciudad habitada.

  Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres.

  Porque sacia al alma menesterosa, y llena de bien al alma hambrienta.

  10  Algunos moraban en atinieblas y sombra de muerte, aprisionados en aflicción y en hierros,

  11  por cuanto fueron arebeldes a las palabras de Jehová, y aborrecieron el consejo del Altísimo.

  12  Por lo que él subyugó sus corazones con el trabajo; tropezaron, y no hubo quien los ayudase.

  13  Después que clamaron a Jehová en su angustia, los libró de sus aflicciones.

  14  Los sacó de las tinieblas y de la asombra de muerte, y rompió sus cadenas.

  15  ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres!

  16  Porque rompió las puertas de bronce, y destrozó los cerrojos de hierro.

  17  Los insensatos, a causa del camino de su rebelión y a causa de sus maldades, fueron afligidos.

  18  Su alma aborreció toda comida, y llegaron hasta las puertas de la muerte.

  19  Mas clamaron a Jehová en su angustia, y él los salvó de sus aflicciones.

  20  Envió su palabra, y los sanó y los libró de la fosa.

  21  ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres!

  22  Y ofrezcan sacrificios de alabanza, y declaren sus obras con júbilo.

  23  Los que descienden al mar en naves, y comercian en las muchas aguas,

  24  ellos ven las obras de Jehová y sus maravillas en las profundidades.

  25  Él habla y hace levantar el viento tempestuoso, el cual levanta sus olas.

  26  Suben a los cielos; descienden a las profundidades; sus almas se derriten por el mal.

  27  aTiemblan y titubean como ebrios, y toda su sabiduría se desvanece.

  28  Pero claman a Jehová en su angustia, y él los libra de sus aflicciones.

  29  aCambia la tempestad en sosiego, y se apaciguan sus olas.

  30  Entonces se alegran, porque se calmaron, y él los guía al puerto que deseaban.

  31  ¡Alaben la misericordia de Jehová y sus maravillas para con los hijos de los hombres!

  32  Exáltenlo en la acongregación del pueblo, y alábenlo en la reunión de los ancianos.

  33  Él convierte los ríos en desierto, los manantiales de las aguas en asequedales,

  34  la tierra fructífera en salinas, por la maldad de los que la habitan.

  35  Convierte el adesierto en estanques de aguas y la tierra seca en manantiales.

  36  Y allí hace habitar a los hambrientos, y establecen ciudad en donde habitar;

  37  y siembran campos, y plantan viñas y rinden abundante fruto.

  38  Y los bendice, y se multiplican en gran manera; y no disminuye su ganado.

  39  Y luego son disminuidos y abatidos a causa de tiranía, de males y de congojas.

  40  Él derrama desprecio sobre los príncipes, y los hace andar errantes en un yermo sin camino;

  41  y levanta al pobre de la miseria, y hace multiplicar a las familias como rebaños.

  42  Lo verán los rectos y se regocijarán, y toda maldad cerrará su boca.

  43  Quien sea asabio y guarde estas cosas, entenderá las misericordias de Jehová.