Salmo 112

Bienaventurado el hombre que teme a Jehová — Se tendrá al justo en memoria eterna.

  ¡Aleluya! Bienaventurado el hombre que teme a Jehová, que en sus mandamientos se deleita en gran manera.

  Su adescendencia será poderosa en la tierra; la generación de los rectos será bendita.

  Bienes y ariquezas habrá en su casa, y su justicia permanece para siempre.

  Resplandeció en las tinieblas aluz para los rectos; es clemente, y misericordioso y justo.

  El hombre bueno muestra misericordia y presta; gobierna sus cosas con juicio.

  Por lo cual no resbalará jamás; en memoria eterna se tendrá al justo.

  De malas nuevas no tendrá temor; su corazón está firme, confiado en Jehová.

  Afirmado está su corazón; no temerá, hasta que vea en sus enemigos su deseo.

  Ha repartido, ha dado a los apobres; su justicia permanece para siempre; su bpoderío será enaltecido en gloria.

  10  Lo verá el malvado y se irritará; rechinará los dientes y se consumirá; perecerá el deseo de los malvados.