Salmo 131

David dice: Espera, oh Israel, en Jehová para siempre.

Cántico de aascenso gradual. De David.

  Oh Jehová, no se ha aenvanecido mi corazón, ni mis ojos se han enaltecido, ni he andado en pos de grandezas ni en pos de cosas demasiado sublimes para mí.

  En verdad me he comportado y he acallado mi alma como un niño destetado de su madre; como un niño destetado está mi alma.

  Espera, oh Israel, en Jehová desde ahora y para siempre.