Salmo 140

David ora para ser librado de sus enemigos — Jehová sustentará la causa del afligido y del menesteroso.

Al músico principal. Salmo de David.

  a Líbrame , oh Jehová, del hombre malo y guárdame del hombre violento,

  los cuales maquinan males en el corazón y cada día provocan guerras.

  Han aguzado su lengua como la serpiente; veneno de áspid hay debajo de sus labios. Selah

  Guárdame, oh Jehová, de manos del malvado; protégeme del hombre violento, que ha pensado trastornar mis pasos.

  Me han escondido trampa y cuerdas los soberbios; han tendido ared junto a la senda; me han puesto lazos. Selah

  He dicho a Jehová: Tú eres mi Dios; oye, oh Jehová, la voz de mis ruegos.

  Oh Jehová, Señor, poder de mi salvación, tú pusiste a cubierto mi cabeza en el día de la abatalla.

  No concedas, oh Jehová, al malvado sus deseos; no saques adelante sus malos designios, para que no se ensoberbezca. Selah

  En cuanto a los que me rodean, la maldad de sus propios labios cubra sus cabezas.

  10  Caigan sobre ellos brasas ardientes; sean arrojados en el fuego, en abismos profundos de donde no salgan.

  11  No permanezca el hombre malhablado en la tierra; cace el mal al hombre violento para derribarle.

  12  Yo sé que Jehová sustentará la causa del afligido y la del menesteroso.

  13  Ciertamente los justos alabarán tu nombre; los rectos morarán en tu apresencia.