Salmo 26

David declara que ha andado en integridad y obediencia — Él ama la casa de Jehová.

Salmo de David.

  Júzgame, oh Jehová, porque yo en mi aintegridad he andado; he confiado asimismo en Jehová; no vacilaré.

  aPruébame, oh Jehová, y examíname; escudriña mi mente y mi corazón.

  Porque tu misericordia está delante de mis ojos, y en tu verdad he andado.

  No me he sentado con hombres falsos, ni iré con alos que simulan.

  Aborrecí la reunión de los malignos, y con los impíos nunca me sentaré.

  aLavaré en inocencia mis manos, y andaré alrededor de tu altar, oh Jehová,

  para exclamar con voz de acción de gracias, y para contar todas tus maravillas.

  Jehová, la habitación de tu casa he amado, el lugar de la morada de tu agloria.

  No lleves mi alma junto con los pecadores ni mi vida con hombres asanguinarios,

  10  en cuyas manos está el mal, y su diestra está llena de sobornos.

  11  Mas yo andaré en mi integridad; redímeme y ten misericordia de mí.

  12  Mi pie ha estado en rectitud; en las congregaciones bendeciré a Jehová.