Salmo 2

Salmo mesiánico — Los gentiles se llenarán de enojo contra el ungido de Jehová — Dios habla de Su Hijo a quien ha engendrado.

  ¿Por qué se amotinan las naciones, y los pueblos piensan cosas vanas?

  Se levantan los areyes de la tierra, y los gobernantes traman unidos contra Jehová y contra su bungido, diciendo:

  Rompamos sus ligaduras y echemos de nosotros sus cuerdas.

  El que mora en los cielos se reirá; el Señor se burlará de ellos.

  Entonces hablará a ellos en su ira, y los turbará con su furor.

  Pero yo he apuesto mi rey sobre Sión, mi santo monte.

  Yo publicaré el decreto: Jehová me ha dicho: Mi ahijo eres tú; yo te he engendrado hoy.

  Pídeme, y te daré por heredad las naciones, y por posesión tuya los confines de la tierra.

  Los aquebrantarás con bvara de hierro; como vasija de alfarero los desmenuzarás.

  10  Y ahora, oh reyes, sed sabios; aceptad corrección, oh jueces de la tierra.

  11  Servid a Jehová con atemor, y alegraos con temblor.

  12  Besad al Hijo, para que no se enoje y perezcáis en el camino, pues su ira se enciende de repente. ¡Bienaventurados todos los que en él aconfían!