Salmo 48

Sión, la ciudad de Dios, el gozo de toda la tierra, será establecida para siempre.

Cántico. Salmo de los hijos de Coré.

  Grande es Jehová y en gran manera alabado en la ciudad de nuestro Dios, en su asanto monte.

  Hermosa elevación, el agozo de toda la tierra es el monte bSión, a los lados del cnorte, la ciudad del gran Rey.

  Dios en sus palacios es conocido como refugio.

  Porque, he aquí, los reyes se reunieron; pasaron juntos.

  Viéndola ellos así, se maravillaron, se asombraron y huyeron.

  Allí se apoderó de ellos un temblor, dolor como de mujer que está de parto.

  Con viento solano quiebras tú las anaves de Tarsis.

  Como lo hemos oído, así lo hemos visto en la ciudad de Jehová de los ejércitos, en la ciudad de nuestro Dios. La establecerá Dios para siempre. Selah

  Nos acordamos de tu misericordia, oh Dios, en medio de tu templo.

  10  Conforme a tu nombre, oh Dios, así es tu alabanza hasta los confines de la tierra; de justicia está llena tu diestra.

  11  Alégrese el monte Sión; regocíjense las hijas de Judá a causa de tus juicios.

  12  Andad alrededor de Sión y rodeadla; contad sus torres.

  13  Poned vuestro corazón hacia su antemuro; recorred sus palacios, para que lo contéis a la generación venidera.

  14  Porque este Dios es Dios nuestro eternamente y para siempre; él nos guiará aun más allá de la muerte.