Salmo 54

David suplica salvación y promete servir a Dios.

Al músico principal: con aNeginot. Masquil de David, cuando vinieron los zifeos y dijeron a Saúl: ¿No está David escondido entre nosotros?

  Oh Dios, sálvame por tu nombre, y hazme justicia con tu poder.

  Oh Dios, oye mi oración; escucha las palabras de mi boca.

  Porque extraños se han levantado contra mí, y hombres violentos buscan mi vida; no han puesto a Dios delante de sí. a Selah

  He aquí, Dios es el que me ayuda; el Señor está con los que sostienen mi vida.

  Él devolverá el mal a mis enemigos. ¡Destrúyelos por tu verdad!

  Voluntariamente te aofreceré sacrificios; alabaré tu nombre, oh Jehová, porque es bueno.

  Pues me ha librado de toda angustia, y a mis enemigos vieron mis ojos.