Salmo 60

David dice que Dios ha esparcido a Su pueblo — Dios pone a Efraín a la cabeza y hace de Judá su legislador.

Al músico principal: al son de aSusan-hedut. Mictam de David, para enseñar, cuando tuvo guerra contra Aram-Naharaim y contra Aram de Soba, y volvió Joab y derrotó a doce mil de Edom en el valle de la Sal.

  Oh Dios, tú nos has desechado, nos has adispersado; te has airado. Vuélvete a nosotros.

  Has hecho temblar la tierra, la has hendido; sana sus grietas, porque se sacude.

  Has hecho ver a tu pueblo cosas duras; nos has hecho beber vino de aaturdimiento.

  Has dado a los que te temen abandera que alcen por causa de la verdad. b Selah

  Para que se libren tus aamados, salva con tu diestra y respóndeme.

  Dios ha dicho en su santidad: Yo me regocijaré; repartiré a Siquem y mediré el valle de Sucot.

  Mío es Galaad y mío es Manasés, y Efraín es la fortaleza de mi cabeza; Judá es mi alegislador.

  Moab es la vasija para lavarme; sobre aEdom echaré mi calzado; haz júbilo sobre mí, oh bFilistea.

  ¿Quién me conducirá a la ciudad fortificada? ¿Quién me conducirá hasta Edom?

  10  ¿No serás tú, oh Dios, que nos habías desechado? Tú, oh Dios, que ya no sales con nuestros ejércitos.

  11  Danos socorro contra el enemigo, porque vana es la ayuda de los hombres.

  12  Con Dios haremos proezas, y él hollará a nuestros enemigos.