Salmo 61

David halla refugio en Dios, habita en Su presencia y guarda los votos que había hecho.

Al músico principal: con aNeginot. Salmo de David.

  Oye, oh Dios, mi clamor; atiende a mi oración.

  Desde el extremo de la tierra clamaré a ti cuando mi corazón desmaye. Condúceme a la peña que es más alta que yo,

  porque tú has sido mi refugio, y atorre fuerte delante del enemigo.

  Yo habitaré en tu tabernáculo para siempre; estaré seguro bajo la cubierta de tus alas. Selah

  Porque tú, oh Dios, has oído mis avotos; me has dado la heredad de los que temen tu nombre.

  Días sobre días añadirás al rey; sus años serán como generación tras generación.

  Estará para siempre delante de Dios; prepara misericordia y verdad para que lo conserven.

  Así cantaré alabanzas a tu nombre para siempre, cumpliendo mis votos día tras día.