Capítulo 13

Los judíos obtendrán perdón en la Segunda Venida — Le preguntarán al Señor: ¿Qué heridas son éstas en tus manos? — El remanente, probado y refinado, será Su pueblo.

 En aquel día habrá un amanantial abierto para la casa de David y para los moradores de Jerusalén, para la purificación del pecado y de la impureza.

 Y sucederá en aquel día, dice Jehová de los ejércitos, que quitaré de la tierra los nombres de las aimágenes, y nunca más vendrán a la memoria; y también haré quitar de la tierra a los profetas, y al espíritu de impureza.

 Y acontecerá que si alguno aún profetiza, su padre y su madre que lo engendraron le dirán: No vivirás, porque has hablado mentira en el nombre de Jehová; y su padre y su madre que lo engendraron le traspasarán cuando profetice.

 Y sucederá en aquel día que todos los profetas ase avergonzarán de su visión cuando profeticen; nunca más se vestirán con manto velloso para engañar.

 Y dirá: No soy profeta; labrador soy de la tierra, porque esto aprendí desde mi juventud.

 Y le preguntarán: ¿Qué aheridas son éstas en tus manos? Y él responderá: Son aquéllas con las que fui bherido en casa de mis amigos.

 ¡Levántate, oh espada, contra el pastor y contra el hombre acompañero mío!, dice Jehová de los ejércitos. Hiere al bpastor, y cserán dispersadas las ovejas; y volveré mi mano contra los pequeñitos.

 Y acontecerá en toda la tierra, dice Jehová, que las dos terceras partes serán taladas en ella y perecerán, pero una tercera parte aquedará en ella.

 Y meteré en el fuego a la tercera parte, y los arefinaré como se refina la plata y los bprobaré como se prueba el oro. Ellos invocarán mi nombre, y yo les responderé y les diré: cPueblo mío; y él dirá: Jehová es mi Dios.