Capítulo 1

La destrucción de Judá es un símbolo de la Segunda Venida — Es el día del sacrificio de Jehová, día de ira y de angustia.

 La palabra de Jehová que vino a aSofonías hijo de Cusi, hijo de Gedalías, hijo de Amarías, hijo de Ezequías, en los días de Josías hijo de Amón, rey de Judá:

 aDestruiré por completo todas las cosas de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.

 Destruiré a los hombres y las bestias; destruiré las aves del cielo, y los peces del mar y las apiedras de tropiezo junto con los malvados; y talaré a los hombres de sobre la faz de la tierra, dice Jehová.

 Y extenderé mi mano contra Judá y contra todos los moradores de Jerusalén; y exterminaré de este lugar los restos de Baal, y el nombre de los ministros idólatras junto con los sacerdotes,

 y a los que sobre los aterrados se postran ante el ejército del cielo, y a los que se postran jurando por Jehová y jurando por bMoloc,

 y a los que ase apartan de en pos de Jehová y a los que no buscaron a Jehová ni le consultaron.

 aCalla ante la presencia de Jehová el Señor, porque el bdía de Jehová está cercano; porque Jehová ha preparado un sacrificio y ha consagrado a sus convidados.

 Y sucederá que en el día del sacrificio de Jehová, castigaré a los príncipes, y a los hijos del rey y a todos los que llevan avestido extranjero.

 Asimismo, castigaré en aquel día a todos los que asaltan sobre el umbral, los que llenan de violencia y de engaño las casas de sus señores.

 10 Y acontecerá en aquel día, dice Jehová, que habrá voz de clamor desde la apuerta del Pescado, y aullido desde el bsegundo, y gran quebranto desde los collados.

 11 Aullad, moradores de aMactes, porque todo el pueblo mercader ha sido destruido; talados han sido todos los que traían dinero.

 12 Y acontecerá en aquel día que yo escudriñaré a Jerusalén con lámpara, y castigaré a los hombres que reposan tranquilos como el vino asentado, los cuales dicen en su corazón: Jehová no hará bien ni mal.

 13 Por tanto, serán saqueados sus bienes y sus casas asoladas; y edificarán casas, mas no las habitarán; y plantarán viñas, mas no beberán el vino de ellas.

 14 Cercano está el adía grande de Jehová, cercano y viene muy rápido; amargo será el clamor del día de Jehová; allí gritará el valiente.

 15 Será día de ira aquel día, día de angustia y de aflicción, día de destrucción y de adesolación, día de tinieblas y de oscuridad, día nublado y tenebroso,

 16 día de atrompeta y de alarido contra las bciudades fortificadas y contra las altas torres.

 17 Y atribularé a los hombres, y andarán como ciegos porque pecaron contra Jehová; y la sangre de ellos será derramada como polvo, y su carne como estiércol.

 18 Ni su plata ni su oro podrán librarlos en el día de la ira de Jehová, pues toda la tierra será consumida con el afuego de su celo; porque ciertamente destrucción apresurada hará de todos los moradores de la tierra.