CAPÍTULO 5

Los Dioses terminan sus planes de la creación de todas las cosas—Llevan a efecto la Creación de acuerdo con sus planes—Adán pone nombre a toda criatura viviente.

  Y así terminaremos los cielos y la tierra, y todas sus huestes.

  Y los Dioses dijeron entre sí: En la aséptima ocasión terminaremos nuestra obra que hemos acordado; y en ella descansaremos de toda nuestra obra que hemos acordado.

  Y en la séptima vez los Dioses concluyeron, porque en ella iban a adescansar de todas sus obras que ellos (los Dioses) acordaron entre sí formar; y la bsantificaron. Y así fueron sus decisiones al tiempo que acordaron entre sí formar los cielos y la tierra.

  Y descendieron los Dioses y formaron los orígenes de los cielos y de la tierra, cuando fueron hechos el día en que los Dioses formaron la tierra y los cielos,

  de acuerdo con todo lo que habían dicho concerniente a toda planta del campo aantes que se hallase sobre la tierra, y toda hierba del campo antes que creciese; porque los Dioses no habían hecho llover sobre la tierra cuando acordaron hacerlos, y no habían formado al hombre para que labrase la tierra.

  Mas subía de la tierra un vapor y regaba toda la faz de la tierra.

  Y los aDioses formaron al hombre del bpolvo de la tierra, y tomaron su cespíritu (esto es, el espíritu del hombre), y lo pusieron dentro de él; y soplaron en su nariz el aliento de vida, y el hombre fue dalma viviente.

  Y los Dioses plantaron un jardín hacia el oriente en aEdén, y allí pusieron al hombre, cuyo espíritu habían puesto dentro del cuerpo que habían formado.

  Y los Dioses hicieron que de la tierra naciese todo árbol que es agradable a la vista y bueno como alimento; también el aárbol de la vida en medio del jardín, y el árbol de la ciencia del bien y del mal.

 10  Había un río que corría del Edén para regar el jardín, y de allí se repartía en cuatro brazos.

 11  Y los Dioses tomaron al hombre y lo pusieron en el Jardín de Edén para que lo labrase y lo guardase.

 12  Y los Dioses dieron mandamiento al hombre, diciendo: De todo árbol del jardín podrás comer libremente,

 13  mas del árbol de la ciencia del bien y del mal no comerás, porque en la ocasión en que de él comieres, de seguro morirás. Ahora bien, yo, Abraham, vi que era según el atiempo del Señor, que era según el tiempo de bKólob; porque hasta entonces los Dioses aún no le habían señalado a Adán su manera de calcular el tiempo.

 14  Y los Dioses dijeron: Hagamos una ayuda idónea al hombre, por cuanto no es bueno que el hombre esté solo; por consiguiente, formaremos para él una ayuda idónea.

 15  Y los Dioses hicieron que cayera un sueño profundo sobre aAdán, y durmió; y tomaron una de sus costillas y cerraron la carne en su lugar;

 16  y de la costilla que los Dioses habían tomado del hombre, formaron ellos una amujer, y se la trajeron al hombre.

 17  Y Adán dijo: Ésta era hueso de mis huesos, y carne de mi carne; ahora será llamada Varona, porque del varón fue tomada;

 18  por lo tanto, dejará el hombre a su padre y a su madre, y se aallegará a su mujer, y serán buna sola carne.

 19  Y estaban ambos desnudos, el hombre y su mujer, y no se avergonzaban.

 20  Y de la tierra formaron los Dioses toda bestia del campo y toda ave del cielo, y las llevaron a Adán para ver qué nombre les había de dar; y lo que Adán llamara a toda cosa viviente, tal sería su nombre.

 21  Y Adán dio nombre a todo ganado, a las aves del cielo, a toda bestia del campo; y se halló una ayuda idónea para Adán.