FACSÍMILE DEL LIBRO DE ABRAHAM

Facsímile Núm. 2

Explicación del Grabado Anterior

  1. Kólob, que significa la primera creación, la más próxima a lo celestial, o sea, a la morada de Dios. Primera en gobierno, última en cuanto a la medida de tiempo. La medida corresponde al tiempo celestial, que significa un día por codo. Un día en Kólob equivale a mil años, según la manera de medir de esta tierra, a la cual los egipcios dan el nombre de Jah-oh-eh.
  2. Se halla contigua a Kólob, llamada Olíblish por los egipcios, y constituye la siguiente gran creación regente cerca de lo celestial, o sea, el lugar donde Dios mora; posee también la llave de poder perteneciente a otros planetas; así lo reveló Dios a Abraham cuando éste ofreció sacrificio sobre un altar que había edificado al Señor.
  3. Tiene por objeto representar a Dios, sentado sobre su trono, revestido de poder y autoridad; lleva sobre la cabeza una corona de luz eterna. También representa las grandes palabras claves del Santo Sacerdocio cual fueron reveladas a Adán en el Jardín de Edén, como también a Set, a Noé, Melquisedec, Abraham y a todos aquellos a quienes se revelaba el sacerdocio.
  4. Corresponde a la palabra hebrea Raukeeyang, que significa expansión, o sea, el firmamento celeste; también un símbolo numérico egipcio que significa mil; corresponde a la medida del tiempo de Olíblish, que es igual que Kólob en su revolución y su computación de tiempo.
  5. Se llama Enish-go-on-dosh en egipcio. Éste también es uno de los planetas regentes, y los egipcios dicen que es el sol, y que recibe su luz de Kólob por conducto de Kae-e-vanrash, que es la magna Llave, o en otras palabras, el poder gobernante que rige a otros quince planetas o estrellas fijos, así como a Floeese, o sea, la luna, la tierra y el sol en sus revoluciones anuales. Este planeta recibe su poder por conducto de Kli-flos-is-es o Hah-ko-kau-beam, las estrellas, que en los números 22 y 23 se representan recibiendo luz de las revoluciones de Kólob.
  6. Representa a esta tierra en sus cuatro partes.
  7. Representa a Dios, sentado sobre su trono, revelando a través de los cielos las grandes palabras claves del sacerdocio. También la señal del Espíritu Santo a Abraham, en forma de paloma.
  8. Contiene escritos que no se pueden revelar al mundo; pero se pueden recibir en el Santo Templo de Dios.
  9. No se debe revelar por ahora.
  10. Idem.
  11. Idem. Si el mundo puede descubrir estos números, así sea. Amén.
  12. Las figuras 12, 13, 14, 15, 16, 17, 18, 19, 20 y 21 se revelarán en el propio y debido tiempo del Señor.
  13. Se presenta la traducción anterior hasta donde tenemos el derecho de hacerlo actualmente.