Fomente el aprendizaje diligente

Principios y métodos para la enseñanza


¿Cómo puedo instar a quienes enseño a ser alumnos diligentes?

Como maestro del Evangelio, una de sus funciones es ayudar a los alumnos a asumir la responsabilidad de su propio aprendizaje; y despertar en ellos el deseo de estudiar, entender y vivir el Evangelio. En la Iglesia, los alumnos tienen la responsabilidad de obtener un conocimiento de la verdad mediante sus propios esfuerzos. Los maestros pueden ayudarles a ser alumnos diligentes en el Evangelio.

La participación de los alumnos es fundamental en ese proceso. Como maestro, puede fomentar la participación eficaz al enseñar mediante preguntas, al dirigir análisis significativos y al escuchar atentamente a los alumnos.

Asimismo, debe tratar de determinar si los alumnos aprenden los principios que usted enseña. Podrá hacerlo al pedir a los alumnos que reiteren los principios con sus propias palabras, o al formular preguntas que requieran que los alumnos expresen su comprensión de dichos principios.

Pasajes de las Escrituras para estudiar

1 Nefi 10:17–19; Doctrina y Convenios 88:118–122

Lo que usted puede hacer

  • Antes de pedir a los alumnos que lean citas o pasajes de las Escrituras, indíqueles la información que habrán de buscar en su lectura.
  • Conceda tiempo a los alumnos para pensar la respuesta, antes de pedirles que contesten las preguntas.
  • Pida a los alumnos que compartan sus experiencias o analicen preguntas en grupos pequeños, con el compañero de al lado o con todo el grupo de la clase.
  • Cuando surjan preguntas durante la clase dé a otros alumnos la oportunidad de responder.
  • Ayude a los integrantes de la clase a estar atentos manteniendo contacto visual con ellos.
  • Invite a los alumnos a esforzarse durante las siguientes semanas por vivir los principios que aprendan.