Ame a quienes enseña

Principios y métodos para la enseñanza


 

¿Cómo puede cambiar la vida de mis alumnos el que yo los ame?

Si desea ejercer una influencia positiva en los alumnos, no sólo debe amar la enseñanza, sino debe también amar a cada persona a quien enseñe. A medida que muestre amor por aquellos a quienes les enseñe, ellos estarán más dispuestos a aprender de usted y más conscientes de su propio valor eterno.

Procure comprender a quienes enseñe. Al hacerlo, será más capaz de enseñar lecciones que satisfagan las necesidades individuales de ellos. Acérquese a cada miembro de su clase y recuerde que “el valor de las almas es grande a la vista de Dios” (D. y C. 18:10).

Procure hallar formas de ayudar a los miembros nuevos y a quienes hayan estado menos activos a sentirse bienvenidos a la clase. Invíteles a asistir y presénteles a los demás miembros de la clase. Invítelos a participar al formularles preguntas que usted sepa que ellos pueden responder y al ayudarles de otras maneras a sentirse cómodos en la clase.

Pasajes de las Escrituras para estudiar

Juan 13:34; 3 Nefi 11:15; Moroni 7:42–48

Lo que usted puede hacer

  • Orar por cada miembro de la clase.
  • Hacer todo lo posible para conocer las necesidades de los integrantes de la clase y sus intereses.
  • Conocer los nombres de los miembros de la clase y llamarlos por su nombre.
  • Escuchar con atención a los miembros de la clase y manifestar agradecimiento sincero por su participación.