Emplee métodos eficaces

Principios y métodos para la enseñanza


¿Cuáles son los métodos más eficaces que podemos usar al enseñar?

Ningún maestro debe caer en la monotonía de presentar el mismo modelo de lección semana tras semana. Cuando se enseña con variedad, los alumnos tienden a comprender mejor los principios del Evangelio y a retener más en la memoria.

Al esforzarse por escoger métodos de enseñanza eficaces, plantéese la pregunta: ¿Invitará este método la presencia del Espíritu? ¿Ayudará a los alumnos a comprender mejor el principio del Evangelio en cuestión? ¿Fomentará el método la participación de los alumnos en la clase? Con este método, ¿se aprovechará el tiempo de forma óptima?

Es importante comenzar la clase de un modo que prepare a los alumnos para aprender. Usted puede presentar una lección práctica, escribir preguntas en la pizarra o pedir a alguien que lea un relato o pasaje de las Escrituras.

Asimismo, es importante concluir la clase de un modo que inste a los alumnos a poner en práctica lo que han aprendido. Puede repasar los principios más importantes que se hayan enseñado y preguntar a los alumnos cómo aplicarlos, pedir a alguien que resuma los puntos principales de la clase, y testificar sobre los principios ilustrados.

Pasajes de las Escrituras para estudiar

2 Nefi 33:1; Doctrina y Convenios 42:14; 63:64.

Lo que usted puede hacer

  • La enseñanza: El llamamiento más importante contiene un cuadro que le ayudará a mantener la variedad en sus clases: Cómo enseñar con variedad.
  • Procure que la introducción de la clase logre más que sólo atraer la atención. Ésta debe relacionarse de modo directo con los principios de la clase.
  • Termine el análisis de la lección mientras aún haya tiempo para hacer una conclusión eficaz de la clase.