Saltar navegador principal

Citas sobre Instituto

Presidente Thomas S. Monson

“Si eres estudiante universitario soltero, te pido que hagas de tu participación en Instituto una prioridad. Los estudiantes casados y otros adultos solteros también son bienvenidos y los animamos a asistir. Piénsalo. Harás nuevas amistades, sentirás el Espíritu y tu fe se fortalecerá. Te prometo que, al participar en Instituto y estudiar las Escrituras de manera diligente, aumentará tu poder para evitar las tentaciones y para recibir la guía del Espíritu Santo en todo lo que hagas. Los que con humildad procuren ayuda divina, la recibirán. Esa es una promesa que te hago” (Thomas S. Monson, 21 de abril de 2009).

“Jóvenes adultos, deben inscribirse en Instituto de religión. Si están asistiendo a una universidad de la Iglesia, incluyan, cada semestre y de manera constante, una clase de religión. Durante esta época importante de preparación para una misión, para el matrimonio eterno y la vida de adulto, deben seguir buscando maneras de aprender, crecer y recibir inspiración y guía por medio del Espíritu Santo. El estudio del Evangelio con detenimiento y con espíritu de oración en Seminario, Instituto o las clases de religión puede ayudarlos con esa meta.

“Ya sea que asistan o no a una universidad de la Iglesia, ya sea que asistan o no a una institución académica, no piensen que están demasiados ocupados para estudiar el Evangelio. Seminario, Instituto o las clases de religión brindarán equilibrio a su vida y serán un aporte a su formación secular al brindarles otra oportunidad de pasar tiempo estudiando las Escrituras y las enseñanzas de los profetas y apóstoles. Hay cuatro cursos nuevos y excelentes, y quisiera alentar a todo joven adulto a evaluarlos y asistir a ellos.

“Y no olviden que las clases y las actividades que ofrece su Instituto local y su barrio o estaca de jóvenes adultos solteros serán también un lugar donde pueden estar con otros jóvenes y jovencitas, y elevarse e inspirarse unos a otros al aprender, crecer espiritualmente y socializar juntos… si dejan a un lado sus teléfonos celulares y verdaderamente miran a su alrededor, tal vez encuentren a su futura compañera en Instituto” (véase de M. Russell Ballard, “La generación más grandiosa de jóvenes adultos”, Liahona, mayo de 2015, pág. 69).

“Conozco el poder que proviene de la asociación con los programas de Seminario e Instituto… han enriquecido mi vida y sé que harán lo mismo por ustedes: les pondrá un escudo de protección a su alrededor para mantenerlos libres de las tentaciones y las pruebas del mundo. Es una gran bendición tener un conocimiento del Evangelio; y sé que no hay un lugar mejor en donde los jóvenes de la Iglesia puedan adquirir un conocimiento especial de las cosas sagradas que en los programas de Instituto y de Seminario de la Iglesia” (véase de L. Tom Perry, “Reciban la verdad”Liahona, enero de 1998, pág. 72).

“Exhortamos a que todos los que puedan hagan uso del [programa de Instituto]. No dudamos en prometerles que su conocimiento del Evangelio aumentará, su fe se fortalecerá y establecerán maravillosas amistades” (véase de Gordon B. Hinckley, “Un milagro hecho posible por la fe” ([en línea] solo en inglés), Liahona, julio de 1984, pág. 85).

“Jóvenes, si sus valores están en el debido lugar, no vacilarán en tomar una materia optativa que sirva para engalanar su vida con la instrucción capaz de mantener unidos sus mismos cimientos. Entonces, una vez inscritos, asistan, estudien y aprendan. Animen a sus amigos a hacer lo mismo. Jamás se arrepentirán; se los prometo” (véase de Boyd K. Packer, “El libre albedrío y el autocontrol” ([en línea] solo en inglés), Liahona, julio de 1983, pág. 101).