Capacitación de maestras visitantes


 

maestras visitantes

 

El programa de las maestras visitantes: Un llamamiento del Señor

“El único sistema que podía proporcionar socorro y consuelo a lo largo y ancho de una Iglesia tan grande en un mundo tan diverso sería mediante siervas que estuvieran personalmente cerca de los necesitados. Desde los comienzos de la Sociedad de Socorro el Señor ya había previsto que eso iba a suceder.

Él estableció un modelo: Dos hermanas de la Sociedad de Socorro aceptan su asignación de visitar a otra como llamamiento del Señor” (Henry B. Eyring, “El perdurable legado de la Sociedad de Socorro”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 123; véase también Hijas en Mi reino, pág. 123).

“Sabremos que estamos teniendo éxito en nuestro ministerio como maestras visitantes cuando nuestras hermanas puedan decir:

  • ‘Mi maestra visitante me ayuda a progresar espiritualmente’.
  • ‘Sé que mi maestra visitante en realidad se preocupa por mí y por mi familia’.
  • ‘Si tengo problemas, sé que mi maestra visitante tomará las medidas necesarias sin esperar una invitación’”.


(Véase Julie B. Beck, “Lo que espero que mis nietas (y nietos) comprendan acerca de la Sociedad de Socorro”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 113; formato modificado).


Cómo lograr el resultado que el Señor vislumbró para el programa de maestras visitantes


maestras visitantes
Comprender que el propósito del programa de maestras visitantes es ministrar

“[Jesucristo] nos mostró la forma de ministrar: cómo cuidarnos y fortalecernos mutuamente. Él ministró a las personas, una por una” (Hijas en Mi reino, pág. 117).

“El programa de maestras visitantes da a las mujeres la oportunidad de velar, fortalecerse e instruirse mutuamente. Por medio del programa de maestras visitantes, la presidenta de la Sociedad de Socorro ayuda al obispo a determinar cuáles son las necesidades a corto y largo plazo de las hermanas y sus familias y a resolverlas” (Manual 2, 9.5).

Si desea saber más…


Organizar a las maestras visitantes
Organizar a las maestras visitantes

“Los pastores locales del sacerdocio siempre han confiado en las integrantes de la Sociedad de Socorro. Todo obispo y presidente de rama tiene una presidenta de la Sociedad de Socorro en la que confiar. Ella tiene maestras visitantes que conocen las pruebas y las necesidades de cada hermana. Por medio de ellas, la presidenta puede saber lo que está en el corazón de las personas y las familias, y puede satisfacer necesidades y ayudar al obispo en su llamamiento de velar por las personas solas y por las familias” (Henry B. Eyring, “El perdurable legado de la Sociedad de Socorro”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 123; véase también Hijas en Mi reino, page 123).

“El obispo y la presidencia de la Sociedad de Socorro determinan la estructura del programa de maestras visitantes en el barrio después de considerar en oración las necesidades y las circunstancias locales”. (Manual 2, 9.5.2).

Si desea saber más…


Adaptar el programa de maestras visitantes
Adaptar el programa de maestras visitantes

“En un barrio con recursos limitados, las líderes pueden adaptar el programa de maestras visitantes para asegurarse de que las hermanas que tengan las necesidades más grandes siempre reciban una visita mensual” (Manual 2, 9.5.3).

“Dan especial prioridad a… hermanas que ingresan en la Sociedad de Socorro procedentes de las Mujeres Jóvenes, hermanas solteras, miembros nuevos del barrio, conversas recientes, hermanas recién casadas, hermanas miembros menos activas y otras con necesidades especiales” (Manual 2, 9.5.2).

Donde sea posible, la presidencia asigna a las hermanas en parejas” (Manual 2, 9.5.2; cursiva y negrita agregadas).

Las parejas de compañeras pueden dividir la tarea; ambas hermanas no tienen que cumplir exactamente con las mismas responsabilidades. 

Si desea saber más…


Maestra visitante
Asignar una maestra visitante

“El obispo y la presidencia de la Sociedad de Socorro determinan… el programa de maestras visitantes en el barrio después de considerar en oración” (Manual 2, 9.5.2).

“[Las] hermanas de la Sociedad de Socorro aceptan su asignación de visitar a otra como llamamiento del Señor” (Henry B. Eyring, “El perdurable legado de la Sociedad de Socorro”, Liahona, noviembre de 2009, pág. 123; véase también Hijas en Mi reino, pág. 123).

Si desea saber más…


Informar, medir el cuidado expresado
Informar y evaluar el servicio

“La presidencia de la Sociedad de Socorro o aquéllas que han sido llamadas para ayudarlas reciben informes mensuales de las maestras visitantes. Las maestras visitantes informan de cualquier necesidad especial de las hermanas a las que visiten y de cualquier servicio prestado. Además, las integrantes de la presidencia se reúnen regularmente con las maestras visitantes para analizar el bienestar espiritual y temporal de las hermanas y hacer planes para ayudar a las personas necesitadas” (Manual 2, 9.5.4).

Si desea saber más…


El programa de maestras visitantes y la obra de salvación
El programa de maestras visitantes y la obra de salvación

“[A las líderes de la Sociedad de Socorro] se les [ha] otorgado autoridad para enseñar, inspirar y organizar a las mujeres como discípulas para colaborar en la obra de salvación del Señor” (Julie B. Beck, “Lo que espero que mis nietas (y nietos) comprendan acerca de la Sociedad de Socorro”, Liahona, noviembre de 2011, pág. 110).

“Esta organización es divinamente creada, divinamente autorizada, divinamente instituida, divinamente ordenada por Dios a fin de ministrar para la salvación de las almas de mujeres y hombres” (véase Hijas en Mi reino, pág. 7).

Si desea saber más…