Convenio abrahámico


Abraham hizo convenios con Dios cuando recibió el Evangelio, cuando fue ordenado sumo sacerdote y cuando entró en el orden del matrimonio celestial. Mediante estos convenios, Dios prometió grandes bendiciones a Abraham y a su familia. Dichas bendiciones, que se extienden a toda la descendencia de Abraham, se denominan el convenio abrahámico.

Información adicional

Entre las promesas que se hicieron a Abraham se encontraban las siguientes:

  • Su posteridad sería numerosa (véase Génesis 17:5–6; Abraham 2:9; 3:14).
  • Sus descendientes recibirían el Evangelio y poseerían el sacerdocio (véase Abraham 2:9).
  • Por medio del ministerio de sus descendientes “[serían] bendecidas todas las familias de la tierra, sí, con las bendiciones del evangelio, que son las bendiciones de salvación, sí, de vida eterna” (Abraham 2:11).

Toda persona puede recibir la plenitud de las bendiciones del convenio abrahámico―aunque no sea descendiente literal de Abraham―por medio de la obediencia a las leyes y ordenanzas del Evangelio (véase Gálatas 3:26–29; 4:1–7; D. y C. 84:33–40).

Véase también Bendiciones patriarcales; Convenio; Ordenanzas; Sacerdocio; Vida eterna

Vea más

Materiales adicionales para el estudio