Libro de Mormón, Autenticidad del


La evidencia principal de la autenticidad o veracidad del Libro de Mormón procede de Dios mismo. Como se promete en el Libro de Mormón, cualquier persona puede saber acerca de su veracidad al leerlo y preguntar a Dios, con un corazón sincero y con verdadera intención, si es verdadero (véase Moroni 10:3–5). “Con verdadera intención” significa que aquellos que pregunten deben estar dispuestos o comprometidos a actuar conforme con la manifestación, una vez que la reciban. De otro modo, no se cumple la promesa. El Espíritu Santo confirma la verdad a través de una revelación directa al individuo. Toda otra evidencia sobre la autenticidad del Libro de Mormón es secundaria. Millones de personas han testificado que han recibido un testimonio personal de Dios, por el poder del Espíritu Santo, que el Libro de Mormón es verdadero.

Información adicional

El libro de Mormón es otro testamento de Jesucristo. Fue escrito y preservado por sus autores originales con el fin de convencer a futuros lectores, que Jesús es el Cristo, y para persuadirles a venir a Cristo y ser salvos.

El Señor ha revelado que

• El Libro de Mormón se tradujo de planchas que contenían grabados sobre anales antiguos (véase D. y C. 3:19, 8:1).

• La traducción del Libro de Mormón es verdadera (véase D. y C.17:6).

Vea más

Referencias de las Escrituras

José Smith—Historia 1:27-54