• Home
  • LDS.org
  • Testimonios de los líderes y los miembros de la Iglesia

Testimonios de los líderes y los miembros de la Iglesia


Jeffrey R. Holland, “Seguridad para el alma”, conferencia general de octubre de 2009

“Quiero que quede absolutamente claro cuando esté ante el tribunal del juicio de Dios que he declarado al mundo… que el Libro de Mormón es verdadero”.

L. Tom Perry, “Las bendiciones del leer el Libro de Mormón”, conferencia general de octubre de 2005

“Ahora bien, de nosotros depende el estudiar el Libro de Mormón y aprender acerca de sus principios, y aplicarlos a nuestra vida”.

Russell M. Nelson, “Testigos de las Escrituras”, conferencia general de octubre de 2007

“Las Escrituras de la Restauración no compiten con la Biblia, sino que la complementan”.

Neil L. Andersen, “El Libro de Mormón: La gran fuente de la paz del Salvador”, Liahona, enero de 2008

“Basta con emprender el estudio de este libro con fe y oración para que la paz del Salvador esté presente en nuestra búsqueda”.

Boyd K. Packer, “El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo – Cosas claras y preciosas”, conferencia general de abril de 2005

“El Libro de Mormón es un tesoro interminable de sabiduría e inspiración, de consejo y de corrección”.

James E. Faust, “La Clave de Nuestra Religión”, Liahona, enero de 2004

“El Libro de Mormón es una piedra clave porque establece y une los principios y los preceptos de la eternidad y explica más a fondo las doctrinas básicas de salvación; es la joya que corona la diadema de nuestras Santas Escrituras”.

Henry B. Eyring, “El Libro de Mormón cambiará sus vidas”, Liahona, febrero de 2004

“El Libro de Mormón cambiará sus vidas. Quisiera explicar por qué sé que eso es verdad; el libro mismo es el material de estudio más maravilloso que tenemos, no sólo desde el punto de vista del alumno, sino desde el punto de vista del maestro”.

Craig C. Christensen, “Un libro con una promesa”, conferencia general de abril de 2008

“Ruego que continuemos utilizando El Libro de Mormón: Otro Testamento de Jesucristo, para compartir el mensaje del Evangelio con familiares y amigos”.

Henry B. Eyring, “El Libro de Mormón como guía personal”, Liahona, septiembre de 2010

“Cada vez que leo aunque sea unos pocos renglones del Libro de Mormón, siento que se fortalece mi testimonio de que el libro es verdadero, de que Jesús es el Cristo”.

Richard G. Hinckley, “Los frutos del Libro de Mormón”, Liahona, junio de 2008

“Cuando leo el Libro de Mormón, inevitablemente me sucede algo: mis cargas parecen más livianas; la fe y la esperanza reemplazan mis preocupaciones, inquietudes y dudas, y la vida es más resplandeciente”.