Deficiencia auditiva y sordera


hombre y mujer cantando

En qué consisten la deficiencia auditiva y la sordera

La deficiencia auditiva puede variar desde una ligera disminución del sentido del oído hasta la sordera total. Algunas personas pueden utilizar audífonos (prótesis auditiva). Hay personas con deficiencia auditiva que se valen del lenguaje de señas para comunicarse, otras leen los labios y pueden hablar, y otras utilizan una combinación de ambos métodos.

Las personas que tienen deficiencia auditiva enfrentan dificultades para comunicarse, especialmente cuando se encuentran en medio de mucha gente. Ello puede conducir a sentimientos de soledad, frustración, ira, baja autoestima, desesperanza y depresión.

Cómo prestar ayuda

  • Consulte con la persona y con su familia a fin de evaluar las necesidades y determinar con qué recursos se cuenta. Recuerde que el nivel de lecto-escritura puede ser distinto a la capacidad que la persona tenga para comunicarse mediante el lenguaje de señas.
  • Consulte con la persona, con los familiares o con el responsable de su cuidado a fin de determinar cómo se comunica ella, de qué modo aprende mejor y qué asistencia se necesita para que participe y aprenda. Tal información contribuirá a decidir la mejor manera de satisfacer las necesidades del miembro.
  • Haga todos los esfuerzos, dentro de lo razonable, para ayudar a las personas con deficiencia auditiva o sordera a relacionarse con otros miembros para que comprendan lo que se diga y expresen sus propias ideas y sentimientos. La ayuda para las personas sordas o con deficiencia auditiva puede incluir:
    • • Audífonos (prótesis auditivas)
    • • Micrófonos
    • • Sistemas de FM
    • • Subtítulos [bien sea los que vienen integrados con el video, los que se pueden activar en el televisor (closed caption) o los simultáneos]
    • • Lenguaje de señas e intérpretes, siempre y cuando la persona conozca ese lenguaje

Sugerencias para la enseñanza

  • Busque maneras de comunicarse; escriba palabras o trace dibujos en un papel; utilice un procesador de texto o una computadora. Si se lo hubieran solicitado o si resultara útil, pida a alguien que tome notas.
  • Mire directamente a la persona y hable con naturalidad. Si la persona no comprendiera una palabra, repítala o reemplácela por otra que signifique lo mismo. No eleve el tono de voz.
  • Busque maneras de presentar la información de un modo visual. Por ejemplo, use imágenes, un proyector, pósters o una pizarra. Antes de proseguir, procure conceder tiempo a la persona para que lea. Las personas que tienen deficiencia auditiva a menudo se apoyan en los medios visuales para aprender.
  • Defina y explique el vocabulario. Repase con frecuencia las palabras y la información nueva.
  • Averigüe si el centro de reuniones posee sistemas de amplificación de audio y dispositivos para escuchar.
  • Cuando estén disponibles, use subtítulos para personas con deficiencia auditiva (closed caption) o lo subtítulos tradicionales. Asegúrese de que el equipo esté preparado antes de que comience la reunión.
  • Averigüe cómo se comunican con la persona sus familiares o quien sea responsable de su cuidado.

Volver arriba


Personas sordas que se comunican mediante lenguaje de señas

El lenguaje de señas varía en cada región o país. Si un miembro de su barrio es sordo y se comunica mediante el lenguaje de señas, tenga en cuenta las siguientes ideas para ayudarle a sentirse a gusto e incluido en el barrio:

  • Mire a la persona cuando ésta haga señas, y háblele directamente a ella. No centre su atención en el intérprete.
  • Considere organizar un curso de lenguaje de señas en el barrio o la estaca.
  • Si la persona emplea el lenguaje de señas estadounidense, indíquele que hay materiales disponibles en asl.lds.org
  • En las conversaciones grupales, las personas con deficiencias auditivas o sordera y sus intérpretes sólo pueden prestar atención a un interlocutor a la vez. Usted deberá hacer una pausa lo bastante larga como para permitir que el intérprete finalice y la persona pueda contestarle.
  • Asegúrese de que la iluminación sea la adecuada y de que la persona pueda ver claramente a quien habla o al intérprete. Evite que la persona que habla se coloque frente a una ventana o luz brillante que le proyecte sombra sobre el rostro. Si se deben apagar las luces del salón, lleve una linterna.
  • Tenga en cuenta que existen varios dispositivos (por ejemplo los dispositivos de telecomunicaciones para sordos o “TDD”, por sus siglas en inglés, y los mensajes de texto de telefonía celular o localizadores) y servicios de retransmisión (telefónicos o videotelefónicos) que pueden ayudar a los miembros con deficiencia auditiva a comunicarse por teléfono. Algunos aparatos pueden estar disponibles para su uso en los edificios de la Iglesia; y los miembros de las presidencia de estaca, los representantes de propiedades y los supervisores multiestaca de mantenimiento preventivo pueden solicitarlos.

Intérpretes

  • De ser posible, busque un intérprete. Busque la ayuda de los miembros del barrio, los líderes del sacerdocio, los ex misioneros que hayan prestado servicio en misiones para personas sordas, los familiares, las instituciones de la comunidad y los programas de capacitación de intérpretes. Si normalmente sólo los padres o los familiares son los intérpretes, a menudo resulta sabio buscar otras personas que sepan interpretar. Ello brinda a las personas sordas otra posibilidad de interacción con los demás y puede aligerar las exigencias que pesan sobre los generalmente sobrecargados familiares.
  • Haga una lista de intérpretes aptos. Solicite nombres a los líderes del sacerdocio locales a fin de agregarlos a la lista.
  • Si fuera necesario, asegúrese de que el intérprete tenga acceso a las señas que sean propias del Evangelio y de la organización de la Iglesia (véase Interpreting for Deaf Members [33735] y Dictionary of Sign Language Terms for The Church of Jesus Christ of Latter-day Saints, libro [31121] y videocasete [54158 010]; disponibles sólo en inglés por el momento).
  • Reserve asientos para la persona y el intérprete cerca del maestro u orador, pero no en un sitio tan notable como para distraer a los otros alumnos o a la congregación.
  • En el caso de las personas que tienen sordera y ceguera total, proporcione la ayuda de intérpretes experimentados. Sin embargo, es posible que usted pueda comunicarse trazando simples letras mayúsculas de imprenta en la palma de la mano con su dedo. Haga una pausa breve tras cada palabra y una más larga tras cada oración. Asimismo, si la persona conociera el lenguaje de señas, ésta puede tocar sus manos mientras usted se comunica mediante señas.

Volver arriba

Cédulas de miembro de la Iglesia

Los miembros que usan lenguaje de señas y sus familiares quizás decidan trasladar sus cédulas de miembro de la Iglesia a uno de los siguientes lugares:

  1. Su barrio de residencia
  2. Un barrio anfitrión designado dentro de un área geográfica al que asiste un grupo de miembros sordos de la Iglesia
  3. Un barrio o una rama para miembros que se comunican con lenguaje de señas

Otros recursos

  • Aletha Gilbert, “Helping the Hearing-Impaired”, Ensign, marzo de 1996, pág. 62.
  • Connie Lewis, “Ideas for Teaching Deaf Children in Primary”, Ensign, junio de 1986, págs. 54–55.
  • Jan Underwood Pinborough, “A Language beyond Sound: Making the Gospel Available to the Hearing Impaired”, Ensign, septiembre de 1991, págs. 22–28.