El propósito de la obra del templo y de historia familiar

“La obra del templo y de historia familiar es una obra dividida en dos partes. Se enlazan la una a la otra como las ordenanzas del bautismo y del don del Espíritu Santo”.

 

—Élder Richard G. Scott

 


La misión de Elías el Profeta

“Muchos de los antepasados de ustedes murieron sin haber tenido nunca la oportunidad de aceptar el Evangelio ni de recibir las bendiciones y las promesas que ustedes han recibido. El Señor es justo y es amoroso, y, por consiguiente, Él ha preparado tanto para ustedes como para mí la manera de que se cumpla el deseo de nuestro corazón de brindar a nuestros antepasados todas las bendiciones que Él nos ha brindado a nosotros.

“El plan para hacer eso posible ha existido desde el principio. El Señor hizo promesas a Sus hijos hace mucho tiempo …

“‘He aquí, yo os envío a Elías el profeta antes que venga el día de Jehová, grande y terrible.

“‘Él hará volver el corazón de los padres hacia los hijos, y el corazón de los hijos hacia los padres, no sea que yo venga y hiera la tierra con maldición’ (Malaquías 4:5–6)”.

Henry B. Eyring, “Teniendo entrelazados sus corazones”, Liahona, mayo de 2005

Elías el Profeta restauró en la tierra la capacidad para que nosotros participemos en la obra de salvación de nuestros antepasados.

 

 Descargar


Bendiciones para las personas fallecidas

“Muchos de los antepasados ya fallecidos de ustedes habrán recibido un testimonio de que el mensaje de los misioneros es verdadero. Cuando ustedes recibieron ese testimonio, pudieron pedirles a los misioneros el bautismo; pero los que están en el mundo de los espíritus no pueden hacerlo. Las ordenanzas que ustedes tanto apreciaron sólo se brindan en este mundo. Alguien en este mundo tiene que ir a un santo templo y aceptar los convenios por la persona que está en el mundo de los espíritus. Ésa es la razón por la que tenemos la obligación de buscar el nombre de nuestros antepasados y asegurarnos de brindarles lo que ellos no pueden recibir allá sin nuestra ayuda…

“Recuerden que los nombres que serán tan difíciles de buscar son de personas reales, a las que ustedes deben su existencia en este mundo y con las cuales volverán a encontrarse en el mundo de los espíritus. Cuando ustedes fueron bautizados, sus antepasados los contemplaron desde allá con esperanza. Quizás, al cabo de siglos, se regocijaron al ver a uno de sus descendientes hacer el convenio de buscarlos y de brindarles la libertad. Cuando se reúnan con ellos, verán en sus ojos ya sea gratitud o una terrible desilusión. El corazón de ellos está ligado a ustedes y su esperanza está en las manos de ustedes. Ustedes tendrán más que su fortaleza natural si deciden seguir trabajando para buscarlos”.

Henry B. Eyring, “Teniendo entrelazados sus corazones”, Liahona, mayo de 2005

Historias de los miembros: Georgia Elias

 

  Descargar

 


Bendiciones para las personas con vida

“Debemos efectuar las ordenanzas del sacerdocio en el templo, las que son esenciales para nuestra propia exaltación; luego debemos hacer esa misma obra esencial para los que no tuvieron la oportunidad de aceptar el Evangelio en vida. El llevar a cabo la obra en favor de otras personas se logra en dos pasos: primero, mediante la investigación de historia familiar con el fin de identificar a nuestros antepasados; y, segundo, efectuando las ordenanzas del templo para brindarles las mismas oportunidades que tienen las personas vivas.

“No obstante, hay muchos miembros de la Iglesia que tienen acceso limitado a los templos, ellos hacen lo que está al alcance de sus posibilidades, haciendo investigación de historia familiar para que otros lleven a cabo la obra de las ordenanzas del templo. Por el contrario, hay algunos miembros que participan en la obra del templo, pero no hacen investigación de historia familiar en las líneas de sus propia familias. Éstos últimos, a pesar de que llevan a cabo un servicio divino al prestar ayuda a los demás, se privan de la bendición de buscar a sus propios parientes fallecidos, tal como lo han mandado por orden divina los profetas de los últimos días…

“He llegado a darme cuenta de que las personas que participan en la investigación de historia familiar y después llevan a cabo la obra de las ordenanzas en el templo en beneficio de las personas cuyos nombres han encontrado, recibirán el gozo adicional de recibir ambas partes de la bendición”.

—Howard W. Hunter, “Un pueblo deseoso de asistir al templo”, Liahona, mayo de 1995

Historias de los miembros: Nick B.

 

  Descargar


Aprenda cómo salvar a sus familiares fallecidos

“Miles de fieles personas rara vez van al templo y de los que van, la mayoría no realiza la obra en sus propias líneas de antepasados. No están salvando a sus familiares fallecidos. Parece que creen que están cumpliendo con sus responsabilidades simplemente con asistir al templo de vez en cuando. Esto no es así.

“Todos debemos aprender que para salvar a nuestros familiares fallecidos debemos adecuadamente identificarlos para que podamos realizar la obra por ellos en los templos…

“Se debe enseñar a los santos en cada distrito del templo a proporcionar sus propios nombres. Los japoneses deben proporcionar los nombres para su propio Templo de Tokio. Los sudamericanos deben proporcionar los nombres para su propio Templo de Sao Paulo. Lo mismo en México y Seattle y en cualquier área establecida. Si lo hacen, salvarán a sus propios familiares fallecidos. Si no lo hacen y dependen de Salt Lake City para que envíe nombres…, no están salvando a sus propios familiares fallecidos, sino que están haciendo la obra de los antepasados de otras personas”.

—Véase Spencer W. Kimball, Seminario para representantes regionales, 30 de septiembre de 1976